< <  

Domingo, 28 de enero de 2018

  > >

4to domingo de T. Ordinario


Deuteronomio 18:15-20
1 Corintios 7:32-35
Salmos 95:1-2, 6-9
Marcos 1:21-28

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

católicos de nacimiento

"El que tiene mujer se preocupa de las cosas de este mundo, buscando cómo agradar a su mujer" (1 Corintios 7:33).

Muchos de ustedes que leen Un Pan, Un Cuerpo están casados. La segunda lectura de hoy parece implicar que el matrimonio es una vocación limitada porque una persona casada no puede estar casada y "preocupada de las cosas del Señor, buscando cómo agradar al Señor" (1 Co 7:32).

Es importante, empero, leer este pasaje en su contexto. San Pablo cree que Jesús volverá pronto (1 Co 7:29, 31). Si "queda poco tiempo" (1 Co 7:29), entonces es vital hacer todo el esfuerzo para convertir "al mayor número posible" (1 Co 9:19) antes de que Jesús regrese. Esfuerzos a largo plazo como el matrimonio y la familia no podrían satisfacer la necesidad a corto plazo de evangelizar con toda fuerza.

Pero, Jesús no regresó en el plazo de la vida de Pablo. La Iglesia primitiva se dio cuenta de que sus miembros debían "hacer discípulos" (Mt 28:19) teniendo y criando hijos piadosos y bien entrenados en la fe. En este contexto, las personas casadas tienen un papel integral e irremplazable en los "asuntos del Señor". Tienen la ventaja única para alimentar, amar y discipular a sus hijos en una relación a largo plazo y que no se puede igualar por ningún otro miembro del cuerpo de Cristo. Pablo entonces se dio cuenta de que Dios se complace tanto por este tipo de matrimonio que Él lo considera un reflejo de Su propio amor por la Iglesia (Ef 5:31-32).

Oración:  Padre, que todas las parejas casadas construyan el cuerpo de Cristo y así "se entreguen totalmente al Señor" (1 Co 7:35).

Promesa:  "Todos estaban asombrados de su enseñanza, porque les enseñaba como quien tiene autoridad y no como los escribas" (Mc 1:22).

Alabanza:  Te alabo, Jesús, por amarnos perfectamente, aunque todavía seamos pecadores (Rom 5:8). ¡Toda gloria a Ti para siempre!

Referencia:  (Esta enseñanza fue presentada por un miembro del equipo editorial).

Rescripto:  †Reverendísimo Joseph R. Binzer, Obispo auxiliar y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati, 25 de julio de 2017.

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.