< <  

Jueves, 28 de agosto de 2014

  > >

san Agustín


1 Corintios 1:1-9
Salmos 145:2-7
Mateo 24:42-51

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

viene pronto

"Él los mantendrá firmes hasta el fin, para que sean irreprochables en el día de la Venida de nuestro Señor Jesucristo" (1 Corintios 1:8).

Sabemos que Jesús vendrá una segunda y definitiva vez, pero no sabemos cuándo. "Estén prevenidos, porque ustedes no saben qué día vendrá su Señor" (Mt 24:42). Este versículo nos motiva a mantenernos despiertos y preparados. "Feliz aquel servidor a quien su señor, al llegar, encuentre ocupado en este trabajo" (Mt 24:46). Aspiramos a no pelear con nuestros compañeros (Mt 24:49). Saber que Jesús volverá al final de los tiempos nos ayuda a comprenderlo todo con una perspectiva nueva. Es demasiado precioso lo que está en juego, nuestra eternidad, como para estar complicándonos con vanos desacuerdos y envidias. Además desistamos de buscar los placeres traicioneros de este mundo. A la luz de la segunda venida de Jesús, las cosas materiales realmente no tienen el valor que a veces les concedemos. La llegada final de Jesús no solamente se trata de la vida después de la muerte, sino también transforma nuestras vidas ya antes de la muerte.

Su segunda venida es y será una parte maravillosa del plan de salvación de Dios. Nosotros nos alegramos en aquel día final que nos tiene preparado el Señor y tratamos de apurarlo a través de nuestra contrición, intercesión y evangelización (2 Pe 3:12) Con los creyentes de todos los tiempos gritamos: "¡Aleluya! ¡Ven, Señor Jesús!" (ver 1 Co 16:22) Él contesta: "Pronto" (ver Ap 1:1).

Oración:  Señor, quiero estar preparado. Yo te entrego mi vida a ti. Haz conmigo lo que desees.

Promesa:  "No dejo de dar gracias a Dios por ustedes, por la gracia que él les ha concedido en Cristo Jesús. En efecto, ustedes han sido colmados en él con toda clase de riquezas, las de la palabra y las del conocimiento" (1 Co 1:4-5).

Alabanza:  Después de mucho sufrimiento, San Agustín acabó por descubrir la verdad del cristianismo y se preparó para recibir a Jesús a través del sacramento de Bautizo.

Rescripto:  †Reverendísimo Joseph R. Binzer, Obispo auxiliar y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati, 23 de abril de 2014

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.