< <  

Viernes, 7 de agosto de 2020

  > >

Papa san Sixto II y san Cayetano


Nahum 2:1, 3; 3:1-3, 6-7
Deuteronomio 32:35-36, 39, 41
Mateo 16:24-28

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

cambio de trabajo

“De qué le servirá al hombre ganar el mundo entero si pierde su vida?” (Mateo 16:26)

   Todo ser humano desea tener ganancias. La mayoría trata de vivir bien controlando las cosas, trabajando duro y manteniéndose activo. Eso mismo hizo la gente de Nínive. Crearon grandes ejércitos y llevaron a cabo campañas monumentales. Según criterios humanos parecería que hubieran tenido ganancias, pero sucedió exactamente lo contrario. El resultado final para Nínive fue: “Así, todo el que te ve huirá lejos de ti, diciendo: ‘¡Nínive ha sido devastada! ¿Quién se lamentará por ella?’” (Nah 3:7).
   Lo mismo sucede a las personas. Si queremos hacernos cargo de nuestras vidas, será contraproducente, y significará nuestra ruina (Mt 16:26). ¿Cómo tuvimos la impresión de que éramos los únicos en manejar nuestras vidas? No somos perfectos para hacer este trabajo y el pasado lo comprueba. Lo mejor que podemos hacer es negarnos a nosotros mismos y rebajarnos para hacer el trabajo para el cual fuimos hechos, el trabajo de cargadores de cruces (Mt 16:24). No nos gusta el trabajo, pero con la gracia de Dios podemos hacerlo bien. Podemos dar nuestras vidas por los demás. Podemos ser perseguidos por la causa de Jesús. Es difícil, pero podemos hacer el trabajo fielmente. Renunciemos a nuestro trabajo como voluntarios de administrar nuestras propias vidas y aceptemos el trabajo que nos dará más ganancias a largo plazo. “Porque él que quiera salvar su vida, la perderá; y el que pierda su vida a causa de Mí, la encontrará” (Mt 16:25).

Oración:  Padre, perdóname por ser empleado por cuenta propia en lugar de ser Tu empleado.

Promesa:  “Porque el Hijo del hombre vendrá en la gloria de Su Padre, rodeado de Sus ángeles, y entonces pagará a cada uno de acuerdo con sus obras” (Mt 16:27).

Alabanza:  A mediados del siglo III, el emperador Valeriano prohibió a los cristianos reunirse públicamente. El papa san Sixto II no obedeció y fue decapitado después de celebrar la misa en las catacumbas.

Referencia:  

Rescripto:  Según el Código de Derecho Canónico, se otorga el Nihil Obstat (no existe impedimento para publicar) a Un Pan, Un Cuerpo por el periodo 1 de agosto al 31 de septiembre de 2020. Otorgado el 11 de febrero de 2020. Reverendísimo Joseph R. Binzer, Obispo auxiliar y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.