< <  

Martes, 8 de diciembre de 2020

  > >

La Inmaculada Concepción


Génesis 3:9-15, 20
Efesios 1:3-6, 11-12
Salmos 98:1-4
Lucas 1:26-38

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

invicta

“Y nos ha elegido en Él, antes de la creación del mundo, para que fuéramos santos e irreprochables en su presencia” (Efesios 1:4).

   Jesús ha derrotado definitiva e irreversiblemente al demonio por medio de su muerte y resurrección. Todo lo que queda es poner a los enemigos de Jesús ante Sus pies (Heb 10:13). La victoria de Jesús sobre el pecado y Satanás está disponible para todos Sus seguidores. Podemos resistir todas las tentaciones de Satanás (Stg 4:7). Todo esto es cierto, pero tenemos problema para creer que contamos con la victoria de Jesús en nuestras vidas, porque repetidamente caemos en pecado y somos derrotados

   En nuestra debilidad y pecado, María es una señal de esperanza. Ella derrotó al demonio cada vez y comprobó que Dios nos aleja de cada tentación (1 Co 10:13) y que Su gracia es siempre suficiente para nosotros (2 Co 12:9). Ya que el Señor sabía que María siempre le permitiría a Él darle la victoria sobre todas las tentaciones, le dio el regalo de no heredar la mancha del pecado original. María es una señal para que nunca más pequemos, una señal de que podemos ser liberados de pecados de toda la vida y de que la victoria de Jesús es nuestra ahora.

Oración:  Padre, no permitas que el pecado siga dominando mi cuerpo, sino que te ofrezca mi cuerpo como arma para la justicia (Rom 6:12-13).

Promesa:  “Pondré enemistad entre ti y la mujer, entre tu linaje y el suyo. Él te aplastará la cabeza y tú le acecharás el talón” (Gn 3:15).

Alabanza:  María fue declarada como “Madre de Dios” en el Concilio de Éfeso en el año 431 d. C. En virtud de su divina maternidad, Dios preservó a María de la mancha del pecado original.

Referencia:  

Rescripto:  Según el Código de Derecho Canónico, se otorga el Nihil Obstat (no existe impedimento para publicar) a Un Pan, Un Cuerpo por el periodo 1 de diciembre de 2020 al 31 de enero de 2021. Otorgado el 29 de abril de 2020. Reverendísimo Joseph R. Binzer, Obispo auxiliar y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.