< <  

Miércoles, 19 de junio de 2019

  > >

san Romualdo


2 Corintios 9:6-11
Salmos 112:1-4, 9
Mateo 6:1-6, 16-18

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

generosidad de por vida

"Sepan que el que siembra mezquinamente, tendrá una cosecha muy pobre; en cambio, el que siembra con generosidad, cosechará abundantemente" (2 Corintios 9:6).

Nuestro dar en respuesta a la llamada de Dios implica mucho más que ser generoso en el día de dar. Podemos escribir un cheque generoso a una organización benéfica sin pensar en ellos ni antes ni después de la donación. Alternativamente, podemos orar por discernimiento de antemano y orar por ese ministerio caritativo después. Esto hace que nuestra donación sea aún más fructífera.

"El perezoso no ara en otoño, en la cosecha busca, y no hay nada" (Prov 20:4). El perezoso no era totalmente holgazán, ya que salió y sembró semilla en el campo. Sabemos esto porque se tomó el esfuerzo de salir y buscar una cosecha. Sin embargo, él no puso el esfuerzo de hacer el arado. Tal vez había arado el año anterior y esperaba todavía obtener una cosecha, a pesar de no haberlo hecho este año. Posiblemente esperó hasta el último minuto para arar, pero el mal tiempo lo impidió. O tal vez simplemente le dio pereza y no lo hizo, esperando obtener una buena cosecha de todos modos. El mensaje es que sencillamente sembrar semilla no es tan efectivo como hacer la plena diligencia con "generosidad de por vida".

No limitemos nuestra donación a un solo acto de caridad. Por el contrario, da todo generosamente. Ara y ora de antemano; ora y completa la obra de seguido. Sé generoso al dar abundantemente a lo largo de tu vida entera y cosecha copiosamente para el Señor.

Oración:  Padre, ayúdame a vivir y dar generosamente, en abundancia (Jn 10:10). ¡Que pueda derramar mi vida hasta la última gota por Ti!

Promesa:  "El que da al agricultor la semilla y el pan que lo alimenta, también les dará a ustedes la semilla en abundancia, y hará crecer los frutos de su justicia" (2 Co 9:10).

Alabanza:  San Romualdo respondió al llamado de vivir como ermitaño, pero siguió uniéndose a los benedictinos cercanos en oración litúrgica.

Referencia:  (Esta enseñanza fue presentada por un miembro del equipo editorial).

Rescripto:  †Reverendísimo Joseph R. Binzer, Obispo auxiliar y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati, 12 de diciembre de 2018

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.