< <  

Jueves, 27 de diciembre de 2018

  > >

san Juan


1 Juan 1:1-4
Salmos 97:1-2, 5-6, 11-12
Juan 20:1-8

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

¿mejor que la encarnación?

"Porque la Vida se hizo visible" (1 Juan 1:2).

San Juan proclama la Encarnación de una manera espectacular. El Dios que está fuera del tiempo y del espacio ha entrado en ambos para estar con nosotros, para hacerse carne y hacer su morada entre nosotros (Jn 1:14). Los seres humanos podían ver, tocar, escuchar e incluso comer a Jesús, el Verbo hecho carne (1 Jn 1:1-2; Jn 6:50-58). San Juan nunca se sobrepuso a la maravillosa verdad de la Encarnación, de que el Dios majestuoso de Quien escribió podría ser abrazado, escuchado y visto. Juan incluso se recostó a Jesús y sintió la palpitación del Sagrado Corazón de Jesús. Juan sabía de lo que estaba hablando cuando escribió sobre la Palabra convirtiéndose carne (Jn 1:14; 1 Jn 1:1ss).

Sin embargo Jesús le dijo a Juan y a nosotros: "les conviene que yo me vaya" de regreso al cielo y deje esta tierra (Jn 16:7). Juan sabía que la presencia encarnada de Jesús permanecería con nosotros de una manera "muy superior" (Heb 8:6) por medio de la Eucaristía (Jn 6:56) y del Espíritu Santo (Jn 16:7-14). Él nos dice: "y sabemos que Él permanece en nosotros, por el Espíritu que nos ha dado" (1 Jn 3:24). Del mismo modo, Juan nos advierte que Jesús promete que cualquiera "que come Mi carne y bebe Mi sangre permanece en Mí y yo en Él" (Jn 6:56).

Crea que Jesús permanece con nosotros de una manera "muy superior". Como san Juan, ve y cree (Jn 20:8).

Oración:  Padre, envía al Espíritu Santo para asombrarme por completo al darme cuenta de que Jesús murió en la cruz por mí.

Promesa:  "Lo que existía desde el principio, lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que hemos contemplado y lo que hemos tocado con nuestras manos acerca de la Palabra de Vida, es lo que les anunciamos" (1 Jn 1:1).

Alabanza:  Una exhortación de san Juan en su vejez fue: "Queridos míos, amémonos los unos a los otros" (ver 1 Jn 4:7).

Referencia:  (Esta enseñanza fue presentada por un miembro del equipo editorial).

Rescripto:  †Reverendísimo Joseph R. Binzer, Obispo auxiliar y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati, 1 de junio de 2018

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.