< <  

Viernes, 28 de diciembre de 2018

  > >

Día de los Inocentes


1 Juan 1:5-2:2
Salmos 124:2-5, 7-8
Mateo 2:13-18

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

les deseamos una navidad de obediencia

"Mandó matar, en Belén… a todos los niños" (Mateo 2:16).

En la primera Navidad, Herodes mató varios niños inocentes. En esta Navidad, muchos miles de niños inocentes serán asesinados no solamente mediante abortos quirúrgicos sino especialmente mediante abortos químicos. Hoy en día, la tasa de muertes de niños inocentes no tiene precedente en la historia de la raza humana.

San José salvó de la muerte a su hijo adoptivo, Jesús, al obedecer una revelación que recibió en un sueño. De igual manera, el Señor nos ha revelado cómo podemos parar la masacre de los niños. Él nos dijo, por medio del Papa san Juan Pablo II, que la oración y el ayuno son las armas más efectivas para combatir la cultura de la muerte (El Evangelio de la Vida, 100). "Nuestra lucha no es contra enemigos de carne y sangre, sino contra los Principados y Potestades, contra los Soberanos de este mundo de tinieblas, contra los espíritus del mal que habitan en el espacio" (Ef 6:12). En cuanto a esta clase de demonios, no se los puede expulsar sino por medio de la oración y del ayuno (Mt 17:21).

Como a José, el Señor nos ha dicho cómo salvar vidas. ¿Seremos como José y obedeceremos al Señor? O, ¿mediante nuestra desobediencia permitiremos que los demonios usen los Herodes de hoy para continuar la masacre de niños inocentes? Sea como José. Sea obediente. Sea defensor de la vida.

Oración:  Padre, que yo no sea egoísta y por lo tanto derrotado por Satanás.

Promesa:  "Si alguno peca, tenemos un defensor ante el Padre: Jesucristo, el Justo. Él es la Víctima propiciatoria por nuestros pecados, y no solo por los nuestros, sino también por los del mundo entero" (1 Jn 2:1-2).

Alabanza:  "…dieron testimonio los niños Inocentes, no con sus palabras, sino con su sangre" (Liturgia de las Horas).

Rescripto:  †Reverendísimo Joseph R. Binzer, Obispo auxiliar y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati, 1 de junio de 2018

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.