< <  

Viernes, 14 de abril de 2017

  > >

Solemnidad de Viernes Santo


Isaías 52:13─53:12
Hebreos 4:14-16; 5:7-9
Salmos 31:2, 6, 12-13, 15-17, 25
Juan 18:1-19:42

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

él murió por mi

Él fue "golpeado por las rebeldías de Su pueblo" (Isaías 53:8).

Jesús murió por mis pecados, yo que me considero entre los peores de los pecadores (1 Tim 1:15). Él fue herido por mis delitos, molido por mis pecados (Is 53:5). A la vista de tal amor sacrificial y redentor, comprometido y sin condiciones, a veces he reaccionado de forma egoísta y pecaminosamente hacia Aquel que dio su vida por mí, en vez de responder a Su amor incondicional con confianza y abandono en Él.

Sin embargo, Señor Jesús, en lugar de abandonarme cuando te di la espalda, me demostraste Tu amor al permitir que Tu rostro brillara ante mí y Tu amor me salvara (Sal 31:17). Jesús, murió por mí cuando todavía era un pecador (Romanos 5:8), antes de que me arrepintiera. Tú viniste a la tierra y Te compadeciste de mis debilidades, para que yo pudiera tener la confianza de acercarme a Tu perdón (Heb 4:16). Me salvaste (Tit 3:6).

Con razón la Iglesia llama a este día "Viernes Santo". ¡Qué buenas noticias para los pecadores como yo, que Jesús murió para salvar a todos, tú y yo! "Yo pongo mi vida en Tus manos" (Sal 31:6).

Oración:  Jesús, clávame en la cruz contigo para que nunca pueda apártame de Ti.

Promesa:  "De este modo, Él alcanzó la perfección y llegó a ser causa de salvación eterna para todos los que le obedecen" (Hebreos 5:9).

Alabanza:  (ninguna)

Referencia:  (Esta enseñanza fue presentada por un miembro del equipo editorial).

Rescripto:  †Reverendísimo Joseph R. Binzer, Obispo auxiliar y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati, 28 de deciembre de 2016.

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.