< <  

Miércoles, 31 de agosto de 2016

  > >
1 Corintios 3:1-9
Salmos 33:12-15, 20-21
Lucas 4:38-44

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

"un solo pan, un solo cuerpo" (ver 1 co 10:17)

"Los celos y discordias que hay entre ustedes, ¿no prueban acaso, que todavía son carnales?" (1 Corintios 3:3).

Los corintios no fueron capaces de funcionar bien como cristianos porque eran "niños en Cristo" (1 Co 3:1). Eran espiritualmente débiles debido a la desnutrición espiritual, porque no podían comer alimentos sólidos (1 Co 3:2). Estaban desnutridos porque se dividieron (1 Co 3:4), y viceversa. La división crea desnutrición espiritual, debilidad y la privación. Por lo tanto, la división es un problema extremadamente grave y es pecado.

Por lo tanto, Jesús está orando para que seamos uno como Él y el Padre son uno (Jn 17:21). Debemos tratar "de conservar la unidad del Espíritu mediante el vínculo de la paz" (Ef 4:3). Debemos perdonarnos unos a otros o no seremos perdonados por Dios (Mt 6:12). Estamos llamados a ser ministros de la reconciliación (2 Co 5:18), incluso hasta el punto de dar nuestras vidas los unos por los otros (ver Jn 11:51-52). "Si al presentar tu ofrenda en el altar, te acuerdas de que tu hermano tiene alguna queja contra ti, deja tu ofrenda ante el altar, ve a reconciliarte con tu hermano, y solo entonces vuelve a presentar tu ofrenda" (Mt 5:23-24).

"¡Qué bueno y agradable es que los hermanos vivan unidos!" (Sal 133:1) He aquí, lo malo que es, y lo mortal, cuando hermanos no viven en la unidad. Sean uno. Ve a la Comunión. Estén en comunión. Sé uno a través de, con y en Jesús.

Oración:  Padre, me arrepiento de ir a comulgar sin estar en comunión (ver 1 Co 11:29-30).

Promesa:  "También a las otras ciudades debo anunciar la Buena Noticia del Reino de Dios, porque para eso he sido enviado" (Lc 4:43).

Alabanza:  María ora por la gracia de acercarse activamente a los que la han herido.