< <  

Domingo, 27 de julio de 2014

  > >

17o domingo del Tiempo Ordinario


1 Reyes 3:5, 7-12
Romanos 8:28-30
Salmos 119:57, 72, 76-77, 127-130
Mateo 13:44-52

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

lo que le repugna a dios

"Al encontrar una [perla] de gran valor, fue a vender todo lo que tenía y la compró" (Mateo 13:46).

Muchas personas se muestran reacias a jugarse el todo por el todo, a poner todas las cartas sobre la mesa. Ellos se hacen llamar "cristianos" pero se guardan un "as" en la manga. De modo que, si al final Jesús les falla, por lo menos tienen manera de escapar sin sentir que han malgastado toda la vida por Él. Para muchos, aceptar Jesús es el que da sentido a la vida, al menos obliga a pertenecer a alguna. Sin embargo, esto no siempre implica un cambio en la manera de vivir el día a día.

Esta distancia entre la fe y la vida es muy común en el cristianismo de hoy. Pero esta es una actitud que a Jesús le repugna (Ap 3:15-16). Jesús murió en la cruz por nosotros. Derramó hasta la última gota de sangre y respiró su último aliento por nosotros. Mientras nos arrodillamos ante Jesús crucificado, nos damos cuenta de que es sacrilegio darle menos que todo.

El Reino de Dios es como un tesoro enterrado o una perla preciosa (Mt 13:44-46). Cuesta todo lo que tenemos ser discípulo de Jesús. Tal vez no tenemos mucho, pero todos y cada uno de nosotros al menos tiene algo y es ese algo en su integridad lo que debemos dar. El primer mandamiento es: "Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas y con todo tu espíritu" (Lc 10:27).

Oración:  Padre, "concede entonces a tu servidor un corazón comprensivo, para juzgar a tu pueblo, para discernir entre el bien y el mal" (1 Re 3:9).

Promesa:  "Sabemos, además, que Dios dispone todas las cosas para el bien de los que lo aman, de aquellos que Él llamó según su designio" (Rom 8:28).

Alabanza:  Alabado sea Jesús, el Buen Pastor, Señor resucitado, y Dios verdadero. ¡Aleluya!

Rescripto:  †Reverendísimo Joseph R. Binzer, Obispo auxiliar y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati, 1 de abril de 2014

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.