< <  

Domingo, 30 de marzo de 2014

  > >

4to domingo de Cuaresma


1Samuel 16:1,6-7,10-13
Efesios 5:8-14
Salmos 23:1-6
Juan 9:1-41

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

nuestro lado ciego

"Al pasar, vio a un hombre ciego de nacimiento" (Juan 9:1).

El mundo se divide en dos grupos: los que saben que están espiritualmente ciegos, y piden y reciben la visión por Jesús, y los que a pesar de ser ciegos, se niegan a admitirlo. Jesús dijo: "He venido a este mundo para un juicio: Para que vean los que no ven y queden ciegos los que ven" (Jn 9:39). Hay muchos que se ofenden al ser llamados ciegos. "Los fariseos que estaban con Él, cuando oyeron esto le dijeron: "¿Acaso también nosotros somos ciegos?", a lo que Jesús respondió: 'Si ustedes fueran ciegos, no tendrían pecado, pero como dicen: "Vemos", su pecado permanece'" (Jn 9:40-41).

Nosotros nacimos ciegos. Lo heredamos de nuestros padres Adán y Eva. Nuestra visión fue restaurada al renacer mientras recibíamos las aguas del Bautismo. Sin embargo, seguimos teniendo problemas en los ojos a causa de nuestros pecados, que son los que originan nuestra ceguera. Debemos confesar nuestros pecados, y Jesús nos hará recuperar nuestra visión. Seguimos tropezando con las cosas, chocamos contra paredes de ladrillo, y tenemos accidentes terribles. ¿Qué es lo que se necesita para despertarnos a la realidad?

"Despierta, tú que duermes, levántate de entre los muertos, y Cristo te iluminará" (Ef 5:14). "Ve a lavarte a la piscina de Siloé. El ciego fue, se lavó, y al regresar, ya veía" (Jn 9:7).

Oración:  "El Señor es mi pastor, nada me falta. En prados de hierba fresca me hace reposar; me conduce junto a fuentes tranquilas, y repara mis fuerzas" (Sal 23:1-3).

Promesa:  " Dios ve no como el hombre ve, porque el hombre mira las apariencias, pero el Señor mira el corazón" (1 Sm 16:7).

Alabanza:  Al que está sentado sobre el trono y al Cordero, alabanza, honor, gloria y poder, por los siglos de los siglos (Ap 5:13). ¡Aleluya!

Referencia:  (Esta enseñanza fue presentada por un miembro del equipo editorial).

Rescripto:  †Reverendísimo Joseph R. Binzer, Obispo auxiliar y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati, 8 de augusto de 2013

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.