< <  

Miércoles, 15 de septiembre de 2021

  > >

Nuestra Señora La Dolorosa


Hebreos 5:7-9
Salmos 31:2-6, 15-16, 20
Juan 19:25-27
o Lucas 2:33-35

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

los hijos e hijas de mamá

“Él alcanzó la perfección y llegó a ser causa de salvación eterna para todos los que le obedecen” (Hebreos 5:9).

   Numerosos cristianos bien intencionados no consideran a la Santísima Virgen María su madre. Pueden suponer que prestar atención a María le resta seguimiento a Jesús. A menudo se hace referencia a un versículo del Evangelio de Juan de hoy para mostrar que la Santísima Madre es, de hecho, nuestra madre: “Al ver a la madre y cerca de ella al discípulo a quien Él amaba, Jesús le dijo: ‘Mujer, aquí tienes a tu hijo’. Luego dijo al discípulo: ‘Aquí tienes a tu madre’. Y desde aquel momento, el discípulo la recibió en su casa" (Jn 19, 26-27).

   Los cristianos somos personificados por el discípulo amado. ¿Cómo así? María es un símbolo de la Iglesia (Catecismo, 967, 972). La Iglesia es también el Cuerpo de Cristo. Por medio del bautismo realmente nos convertimos en miembros de ese Cuerpo (ver 1 Co 12:13). Por lo tanto, el cuidado materno de María se aplica a todos los bautizados en su Hijo (Catecismo, 974). Todos han visto a un bebé descansando contento en los brazos de su madre. De manera similar, estamos seguros en el seno de la Iglesia.

   ¿Todavía no estás seguro de que María es tu madre? No dejes que el diablo te robe el privilegio de tu familia. Él es "padre de la mentira" (Jn 8, 44). Satanás está enojado. "El Dragón, enfurecido contra la Mujer, se fue a luchar contra el resto de su descendencia, contra los que obedecen los mandamientos de Dios y poseen el testimonio de Jesús" (Ap 12:17).

   Tu madre no se intimida, aprende de su ejemplo.

Oración:  Padre, por intercesión de María, ayúdame a aceptar mi cruz.

Promesa:  “Y a ti misma una espada te atravesará el corazón. Así se manifestarán claramente los pensamientos íntimos de muchos” (Lc 2:35).

Alabanza:  María no estaba protegida del estrés de los padres. “Hijo mío, ¿por qué nos has hecho esto? Piensa que tu padre y yo te buscábamos angustiados” (Lc 2:48). Nuestra Señora de los Dolores, ruega por nosotros.

Referencia:  (Esta enseñanza fue presentada por un miembro del equipo editorial).

Rescripto:  Según el Código de Derecho Canónico, se otorga el Nihil Obstat (no existe impedimento para publicar) a Un Pan, Un Cuerpo por el periodo 1 de agosto al 30 de septiembre de 2021. Otorgado el 17 de marzo de 2021. Reverendo Steve J. Angi, Canciller y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati, Ohio

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.