< <  

Domingo, 15 de agosto de 2021

  > >

La Asunción


Apocalipsis 11:19; 12:1-6, 10
1 Corintios 15:20-27
Salmos 45:10-12, 16
Lucas 1:39-56

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

maría, causa de nuestra alegría

“Mi espíritu se estremece de gozo en Dios, mi salvador” (Lucas1:47).

   La conocida oración, "Letanía de la Santísima Virgen", se dirige a María como la "causa de nuestra alegría". Este título de María es el más apropiado para la fiesta de hoy de su Asunción al cielo.

   Todo el ser de María encontró gozo en el Señor (Lc 1:46). Ella extendió esa alegría a otros, incluso al bebé no nacido de Elizabeth, Juan, quien saltó "de alegría" al oír la voz de María mientras llevaba a Jesús en su vientre a su hogar (Lc 1:44). María también estuvo presente en el aposento alto en Pentecostés (ver Hechos 1:14ss) y seguramente se regocijó de alegría cuando su Cónyuge, el Espíritu Santo, llenó a los apóstoles, quienes luego llevaron a tres mil personas a la Iglesia.

   Finalmente, María "fue llevada en cuerpo y alma a la gloria celestial" (Catecismo de la Iglesia Católica, 966). "Ella ya comparte la gloria de la Resurrección de su Hijo, anticipando la resurrección de todos los miembros de Su Cuerpo" (Catecismo, 974). Ella ha sido "exaltada por el Señor como Reina sobre todas las cosas, para que pueda estar más plenamente conformada con su Hijo" (Catecismo, 966). Su Asunción es un signo de esperanza segura (Lumen Gentium, 68, Vaticano II) de que Jesús nos resucitará para regocijarnos con Él para siempre.

   El Señor en Su Palabra nos ordena regocijarnos con María como ella es honrada hoy. Como María es honrada, "todos los demás participan de su alegría" (1 Co 12:26). Debemos "alegrarnos con" ella (Rom 12:15). María sería la primera en proclamar: “Alégrense siempre en el Señor. Vuelvo a insistir, alégrense" (Fil 4:4) regocíjate con María.

Oración:  Espíritu Santo, algunos cristianos responden al gozo de Tu esposa, María, con desdén. Convierte sus ceños fruncidos en sonrisas de alegría hoy.

Promesa:  “Se abrió el Templo de Dios que está en el cielo y quedó a la vista el Arca de la Alianza” (Ap 11:19).

Alabanza:  “Y escuché una voz potente que resonó en el cielo: «Ya llegó la salvación, el poder y el Reino de nuestro Dios y la soberanía de su Mesías’” (Ap 12:10).

Referencia:  (Esta enseñanza fue presentada por un miembro del equipo editorial).

Rescripto:  Según el Código de Derecho Canónico, se otorga el Nihil Obstat (no existe impedimento para publicar) a Un Pan, Un Cuerpo por el periodo 1 de agosto al 30 de septiembre de 2021. Otorgado el 17 de marzo de 2021. Reverendo Steve J. Angi, Canciller y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati, Ohio

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.