< <  

Domingo, 13 de septiembre de 2020

  > >

24to domingo de T. Ordinario


Eclesiástico 27:30─28:7
Romanos 14:7-9
Salmos 103:1-4, 9-12
Mateo 18:21-35

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

gracias por mandar lo imposible

“E indignado, el rey lo entregó en manos de los verdugos hasta que pagara todo lo que debía. Lo mismo hará también mi Padre celestial con ustedes si no perdonan de corazón a sus hermanos” (Mateo 18:34-35).


   Si no aceptamos la gracia de perdonar a quienes han pecado contra nosotros:
• El Señor recuerda nuestros pecados en detalle (ver Eclo 28:1),
• No debemos esperar ser sanados por el Señor (Eclo 28:3),
• No seremos perdonados (Eclo 28:2, 4-5), y
• Seremos entregados a los torturadores, como la compulsión, el miedo, la depresión, el odio a uno mismo, la ansiedad y otros males (Mt 18:34-35).
   Por lo tanto, debemos aceptar la gracia de perdonar a nuestros hermanos y hermanas en Cristo inmediatamente (ver Mt 5:25), repetidamente (Mt 18:22), y desde el corazón (Mt 18:35). Esto se aplica no solo a aquellos que han dejado de pecar contra nosotros, sino también a aquellos que continúan pecando contra nosotros. Esto aplica incluso a nuestros enemigos.
   Obviamente, es humanamente imposible perdonar. "Errar es humano; perdonar es divino” (citado por el Papa Alejandro). Nuestra única esperanza es volvernos al Señor, que es divino. Él siempre provee la gracia para obedecer Sus mandamientos. Él nos eleva por encima de nuestras limitaciones humanas para permitirnos elegir perdonar inmediatamente a todos los que han pecado contra nosotros. Jesús nos da el privilegio de vivir en el nuevo mundo de gracia y misericordia. ¡Qué asombroso es compartir el milagro y el misterio de perdonar! Gracias, Jesús, por Tu mandamiento de que perdonemos de corazón 70 veces 7 (Mt 18:22). ¡Gracias por la gracia y misericordia más allá de toda medida! ¡Aleluya!
Oración: Padre, permíteme que busque perdonar a los demás como Tú lo haces.
Promesa: “Ninguno de nosotros vive para sí, ni muere para sí. Si vivimos, vivimos para el Señor, y si morimos, morimos para el Señor: tanto en la vida como en la muerte, pertenecemos al Señor” (Rom 14:7-8).

Oración:  Padre, permíteme que busque perdonar a los demás como Tú lo haces.

Promesa:  “Ninguno de nosotros vive para sí, ni muere para sí. Si vivimos, vivimos para el Señor, y si morimos, morimos para el Señor: tanto en la vida como en la muerte, pertenecemos al Señor” (Rom 14:7-8).

Alabanza:  Señor, Tú desciendes de David, sin embargo, Hijo de Dios (Rom 1:3-4). ¡Alabado seas, Jesús!

Referencia:  

Rescripto:  Según el Código de Derecho Canónico, se otorga el Nihil Obstat (no existe impedimento para publicar) a Un Pan, Un Cuerpo por el periodo 1 de agosto al 31 de septiembre de 2020. Otorgado el 11 de febrero de 2020. Reverendísimo Joseph R. Binzer, Obispo auxiliar y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.