< <  

Domingo, 9 de agosto de 2020

  > >

19mo domingo de T. Ordinario


1 Reyes 19:9, 11-13
Romanos 9:1-5
Salmos 85:9-14
Mateo 14:22-33

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

sus mandatos significan que "yo puedo"

"Pedro le respondió: ‘Señor, si eres Tú, mándame ir a Tu encuentro sobre el agua’. ‘Ven’, le dijo Jesús. Y Pedro, bajando de la barca, comenzó a caminar sobre el agua en dirección a Él" (Mateo 14:28-29).

   Si hubieras preguntado a Pedro el día antes de caminar sobre el agua: "¿Puedes caminar sobre agua?" Pedro habría contestado "No". Pedro no podría caminar sobre el agua sin que Jesús se lo mandara, y Pedro obedeció ese mando. Este es un principio básico de la vida cristiana.
   
   Por ejemplo, debemos amar a nuestros enemigos (Lc 6:27, 35) y perdonarlos 70 veces 7 (Mt 18:22). Pero nosotros solos no podemos hacerlo. Sin embargo, debido a que Jesús nos lo ordenó, nosotros sí podemos y debemos hacerlo. Cuando Jesús le ordena al hombre paralítico que camine, solo entonces puede caminar (ver Mc 2:11-12). Jesús ya nos ha ordenado que "vayan, y hagan que todos los pueblos sean Mis discípulos" (Mt 28:19) y que seamos santos en todo aspecto de nuestra conducta (1 Pe 1:15). Por supuesto, nosotros solos no podemos hacer estas cosas. Pero debido a que Jesús nos lo manda, sí podemos. La vida en Cristo es un emocionante privilegio de exceder tu limitación humana al obedecer los mandatos de Jesús.

   A menos que Jesús regrese antes, concluiremos nuestra vida cristiana terrenal muriendo. Entonces Jesús nos dará una orden más: "’Sal de la tumba’" (ver Jn 5:28-29). No podemos levantarnos solos de entre los muertos. Pero, ya que Jesús nos ordena levantarnos, nos levantaremos. ¡Obedece a Jesús! ¡Haz lo imposible! ¡Prepárate para salir de tu tumba! 

Oración:  Padre, que aproveche toda oportunidad que Jesús me da para exceder mis limitaciones humanas.

Promesa:  "Después del fuego, se oyó el rumor de una brisa suave. Al oírla, Elías se cubrió el rostro con su manto, salió y se quedó de pie a la entrada de la gruta” (1 Re 19:12-13).

Alabanza:  "Él murió por todos, a fin de que los que viven no vivan más para sí mismos, sino para Aquel que murió y resucitó por ellos" (2 Co 5:15). ¡Alabado seas, Jesús!

Referencia:  

Rescripto:  Según el Código de Derecho Canónico, se otorga el Nihil Obstat (no existe impedimento para publicar) a Un Pan, Un Cuerpo por el periodo 1 de agosto al 31 de septiembre de 2020. Otorgado el 11 de febrero de 2020. Reverendísimo Joseph R. Binzer, Obispo auxiliar y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.