< <  

Domingo, 30 de agosto de 2020

  > >

22 do domingo de T. Ordinario


Jeremías 20:7-9
Romanos 12:1-2
Salmos 63:2-6, 8-9
Mateo 16:21-27

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

lenguaje corporal

“’Yo los exhorto por la misericordia de Dios a ofrecerse ustedes mismos como una víctima viva, santa y agradable a Dios’” (Romanos 12:1).

   Como parte de un compromiso total de nuestras vidas con el Señor, ofrecemos nuestros cuerpos a Él como sacrificios vivos. Esto significa que el Señor (y nadie más) determina lo que comemos y bebemos, nuestros hábitos corporales, en qué condiciones usamos nuestros órganos sexuales, cómo pensamos, cómo nos vestimos, cómo usamos nuestros ojos, cómo usamos nuestras lenguas, donde vamos, y varios otros aspectos de la vida que involucran nuestros cuerpos.
   El Señor puede decidir usar tu cuerpo para crear varios hijos en el pacto del matrimonio. Algunos de estos niños pueden ser abortados. Este es un uso aún más exigente de tu cuerpo por parte del Señor. El Señor puede decidir darte el don del celibato. La sexualidad de tu cuerpo será utilizada exclusivamente para la fecundidad espiritual, no biológica. Si entregas tu cuerpo al Señor, Él puede hacerte un guardián, agotando tu cuerpo dando cuidado constantemente a alguien que puede hacer muy poco para ayudarte. Al entregar tu cuerpo al Señor, puedes ser sanado, fortalecido y liberado del estrés. Puedes sentirte diez o veinte años más joven. El Señor, sin duda, usará tu cuerpo para sufrir en el modelo de Su muerte (ver Fil 3:10). En última instancia, el Señor quiere levantar tu cuerpo de entre los muertos y transformarlo haciéndolo semejante a Su cuerpo glorioso (Fil 3:21).
   Es una aventura y un privilegio dar nuestros cuerpos al Señor. Nadie sabe lo que hará con nuestros cuerpos. Así que confiemos en Jesús con nuestros cuerpos y descubramos las maravillas que Él ha planeado.

Oración:  Padre, gracias por el regalo de mi cuerpo. Hazlo como quieras.

Promesa:  “Porque él que quiera salvar su vida, la perderá; y el que pierda su vida a causa de Mí, la encontrará” (Mt 16:25).

Alabanza:  “Si ofrece su vida en sacrificio de reparación... la voluntad del Señor se cumplirá por medio de él” (Is 53:10).

Referencia:  

Rescripto:  Según el Código de Derecho Canónico, se otorga el Nihil Obstat (no existe impedimento para publicar) a Un Pan, Un Cuerpo por el periodo 1 de agosto al 31 de septiembre de 2020. Otorgado el 11 de febrero de 2020. Reverendísimo Joseph R. Binzer, Obispo auxiliar y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.