< <  

Domingo, 16 de agosto de 2020

  > >

20vo domingo de T. Ordinario


Isaías 56:1, 6-7
Romanos 11:13-15, 29-32
Salmo 67:2-3, 5-6, 8
Mateo 15:21-28

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

salvemos los niños

“Señor, Hijo de David, ¡ten piedad de mí! Mi hija está terriblemente atormentada por un demonio” (Mateo 15:22).

   Jesús libera a muchas personas de los demonios. Algunas veces libera a los niños también (Mt 15:22; Mc 9:17ss). Esto nos hace preguntar: ¿Como un niño inocente que no ha pecado o ha estado envuelto en ocultismo puede estar poseído o atormentado por un demonio?
   Los niños sufren inocentemente por el pecado de sus padres y del mundo. Este sufrimiento parece incluir acoso del malvado. Los pecados cometidos por cualquiera de nosotros pueden resultar en la forma más severa de abuso de menores: exponiendo al niño a la influencia maligna.  Algunas lecturas de los libros históricos del Antiguo Testamento demuestran como el pecado de otros puede dañar a niños inocentes.
   ¿Por qué el Señor no protege a los niños de los efectos de nuestro pecado? ¿Por qué no intervino y salvó a los Santos Inocentes martirizados en Belén? ¿Por qué no ayuda a los niños víctimas del aborto? El Señor nos permite recibir el salario de nuestros pecados (Rom 6:23). Incluso nos permite pasar la herencia del pecado a nuestros hijos y los niños del mundo (Éx 20:5). Al no arrepentirnos le abrimos la puerta al demonio para que entre en nuestras vidas y en la inocente vida de los niños. ¡Arrepintámonos!

Oración:  En el nombre de Jesús, aléjate, Satanás y nunca regreses. Gracias Jesús, por Tu victoria.

Promesa:  “Observen el derecho y practiquen la justicia, porque muy pronto llegará Mi salvación y ya está por revelarse Mi justicia” (Is 56:1).

Alabanza:  “Y si Cristo no resucitó, la fe de ustedes es inútil” (1 Co 15:17). Dios Padre, gracias por Tu plan perfecto de salvación.

Referencia:  

Rescripto:  Según el Código de Derecho Canónico, se otorga el Nihil Obstat (no existe impedimento para publicar) a Un Pan, Un Cuerpo por el periodo 1 de agosto al 31 de septiembre de 2020. Otorgado el 11 de febrero de 2020. Reverendísimo Joseph R. Binzer, Obispo auxiliar y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.