< <  

Miércoles, 22 de julio de 2020

  > >

santa María Magdalena


Cantar de los Cantares 3:1-4 o
2 Corintios 5:14-17
Salmos 63:2-6, 8-9
Juan 20:1-2, 11-18

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

el amor siempre se abre camino

“Buscaré al amado de mi alma” (Cantar de los Cantares 3:2).

   El amor nunca puede ser completamente satisfecho o complaciente. Por su propia naturaleza, el amor quiere comunicarse, crecer, y siempre encuentra maneras más sorprendentes de agasajar al amado. “Hemos recibido gracia sobre gracia” (Jn 1:16). El amor siempre busca el bien del otro. En cierto sentido, el amor nunca descansa, porque no se conforma hasta que el amado está perfectamente bien.
   El amor no atiende a su seguridad personal ni a su comodidad. Siempre encuentra maneras de aumentar el bienestar del amado. El amor busca el esperado día y la esperada noche de amor (Cant 3:1-2). El amor siempre procura tender hacia su amado, y si es verdad que buscamos el amor, también encontraremos la manera de llegar a él (Mt 7:8).
   Así es como María Magdalena amaba a Jesús. “El amor de Cristo” la impulsó (2 Co 5:14) a buscar a Jesús. Ella tenía que estar cerca de él sí o sí, aunque Jesús estuviera padeciendo la muerte cruel de un criminal acusado y condenado (Jn 19:25) o en un estado de esplendor glorioso (Jn 20:16-17). Esta actitud refleja la manera como Jesús nos ama. Puede que estemos espiritualmente muertos (Ap 3:1; 1 Jn 3:14), sin embargo, Jesús nos ama tanto que nunca cesa de buscarnos.
   “El amor no pasará jamás” (1 Co 13:8). Si amamos a Jesús tanto como María Magdalena, lo encontraremos (Jer 29:13; Mt 7:8), y Él habitará en nosotros y nosotros en Él (1 Jn 4:16). Encuentra tu camino a Jesús (Jn 14:6). Procura amar a Jesús como María Magdalena.

Oración:  Jesús, Tú eres Amor (1 Jn 4:8). Y te amo muchísimo. Que nuestro mutuo amor sea la chispa que encienda un nuevo fuego de fe y amor que abrase la faz de la tierra (Lc 12:49).

Promesa:  “El que vive en Cristo es una nueva criatura: lo antiguo ha desaparecido, un ser nuevo se ha hecho presente” (2 Co 5:17).

Alabanza:  Santa María Magdalena amó tanto a Jesús que permaneció con Él en el calvario, incluso cuando casi todos lo habían abandonado (ver Jn 19:25).

Referencia:  (Esta enseñanza fue presentada por un miembro del equipo editorial).

Rescripto:  Según el Código de Derecho Canónico, se otorga el Nihil Obstat (no existe impedimento para publicar) a Un Pan, Un Cuerpo por el periodo 1 de junio al 31 de julio de 2020. Otorgado el 22 de octubre de 2019. Reverendísimo Joseph R. Binzer, Obispo auxiliar y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.