< <  

Domingo, 28 de junio de 2020

  > >

13er domingo de T. Ordinario


2 Reyes 4:8-11, 14-16
Romanos 6:3-4, 8-11
Salmos 89:2-3, 16-19
Mateo 10:37-42

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

amor supremo

“El que ama a su padre o a su madre más que a Mí, no es digno de Mí; y el que ama a su hijo o a su hija más que a Mí, no es digno de Mí” (Mateo 10:37).

   La Iglesia proclama "la supremacía del vínculo con Cristo" (Catecismo de la Iglesia Católica, 1619). Nuestra relación con Jesús está en una categoría por sí misma. Estamos llamados a amar a Jesús más que a cualquier otro (ver Mt 10:37). Debemos amar a Jesús tanto que perdemos nuestras vidas mundanas, entregamos nuestras vidas a Él, sufrimos en amor por Él, tomamos nuestras cruces diarias en imitación de Él, e incluso morimos por Él (ver Mt 10:37-38).
   Debido a la supremacía de nuestra relación con Jesús, esas cosas que "todo lo que hasta ahora consideraba una ganancia, lo tengo por pérdida a causa de Cristo" (Fil 3:7). "Todo me parece una desventaja comparado con el inapreciable conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor” (Fil 3:8). Por amor a Jesús, "he sacrificado todas las cosas, a las que considero como desperdicio, con tal de ganar a Cristo” (Fil 3:8).
   Debido a la supremacía de la relación con el Señor, cada cristiano tiene el privilegio de decir: “Yo estoy crucificado con Cristo, y ya no vivo yo, sino que Cristo vive en mí: la vida que sigo viviendo en la carne, la vivo en la fe en el Hijo de Dios, que me amó y se entregó por mí” (Gál 2:19-20). Somos sumamente honrados y amados porque “Él murió por todos, a fin de que los que viven no vivan más para sí mismos, sino para Aquel que murió y resucitó por ellos" (2 Co 5:15).
   Acepta la invitación de Cristo crucificado y glorificado. Entrega tu vida totalmente a Él. Ama a Jesús supremamente.

Oración:  Sagrado Corazón de Jesús, ya que este mes del Sagrado Corazón termina, te consagro mi vida. Soy todo tuyo.

Promesa:  “Cantaré eternamente el amor del Señor, proclamaré tu fidelidad por todas las generaciones" (Sal 89:2).

Alabanza:   ¡Te alabo, Jesús! Tú eres "el Principio, el Primero que resucitó de entre los muertos" (ver Col 1:18). Tu resurrección nos da esperanza.

Referencia:  

Rescripto:  Según el Código de Derecho Canónico, se otorga el Nihil Obstat (no existe impedimento para publicar) a Un Pan, Un Cuerpo por el periodo 1 de junio al 31 de julio de 2020. Otorgado el 22 de octubre de 2019. Reverendísimo Joseph R. Binzer, Obispo auxiliar y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.