< <  

Domingo, 14 de junio de 2020

  > >

Cuerpo y Sangre de Cristo (Corpus Christi)


Deuteronomio 8:2-3, 14-16
1 Corintios 10:16-17
Salmos 147:12-15, 19-20
Juan 6:51-58

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

fe y consecuencias

“El que come Mi carne y bebe Mi sangre tiene Vida eterna, y Yo lo resucitaré en el último día. Porque Mi carne es la verdadera comida y Mi sangre, la verdadera bebida. El que come Mi carne y bebe Mi sangre permanece en Mí y Yo en él” (Juan 6:54-56).

   Cuando recibimos la Sagrada Comunión y cuando celebramos esta solemne fiesta de Corpus Christi, estamos haciendo un gran acto de fe. (Santo Tomás de Aquino sostenía que la fe en el Cuerpo y la Sangre de Jesús es el mayor acto de fe). Hoy profesamos públicamente nuestra fe de que:
• lo que parece mero pan y vino es realmente el Cuerpo y la Sangre de Jesús, porque Él lo dijo, 
• la Biblia como es dada e interpretada por la Iglesia es verdadera y autoritaria,
• la Iglesia es “la columna y fundamento de la verdad” (1 Tim 3:15), incluyendo la asombrosa verdad de la Eucaristía,
• estamos en una comunión de hermandad de sangre y con todos los que reciben dignamente la Sagrada Comunión (ver 1 Co 10:17),
• debemos ver a todas las demás personas como llamadas a estar en comunión eucarística con nosotros, y
• la Sagrada Comunión es, por lo tanto, la esencia y el centro de nuestras vidas.
   Tener fe en la revelación de que podemos y debemos recibir el Cuerpo y la Sangre de Dios transforma dramáticamente nuestras vidas en cada detalle. En esta fiesta de Corpus Christi, acepta la gracia de Dios para realizar un acto de fe eucarística que es más grande que nunca y más agradable al Señor.

Oración:  Padre, haz que toda mi vida gire en torno a prepararme, participar activamente y vivir la misa.

Promesa:  “El hombre no vive solamente de pan, sino de todo lo que sale de la boca del Señor” (Dt 8:3).

Alabanza:  ¡Alaba a Jesús resucitado, el Pan de Vida! (Jn 6:35)

Referencia:  

Rescripto:  Padre, haz que toda mi vida gire en torno a prepararme, participar activamente y vivir la misa.

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.