< <  

Martes, 29 de enero de 2019

  > >
Hebreos 10:1-10
Salmos 40:2, 4, 7-8, 10-11
Marcos 3:31-35

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

vida amorosa

"El que hace la voluntad de Dios ese es Mi hermano, Mi hermana y Mi madre" (Marcos 3:35).

Dios es Amor (1 Jn 4:8, 16). Él nos hizo a Su imagen, a imagen del Amor (Gn 1:27). Por lo tanto, estamos hechos para el amor y estamos buscando el amor intrínsecamente. Es por eso que andamos felices si sabemos que somos amados, pero andamos desconsolados y deprimidos si creemos que no lo somos.

Debido a Su amor por nosotros, el Señor quiere que vivamos en Su amor y en Él (1 Jn 4:16). Por eso, se hizo hombre, murió en la cruz por amor a nosotros y resucitó de los muertos por amor a nosotros. Así, Él nos ha dado una intimidad con Él que está más allá de las palabras y de ideas humanas. Dios Padre incluso nos ha adoptado como hijos e hijas. Si hacemos Su voluntad, nos convertimos en madre, hermano o hermana de Jesús (Mc 3:35). Jesús nos ama tanto que nos da Su Cuerpo y Sangre en la Sagrada Comunión. Él regresará para llevarnos a estar con Él en el amor eterno del cielo.

El Señor no puede amarnos más de lo que ya lo hace. Su amor por nosotros es infinito, perfecto, incondicional, crucificado y eterno. El propósito de nuestra vida es entrar y vivir en el amor de Dios y "así podrán comprender, con todos los santos, cuál es la anchura y la longitud, la altura y la profundidad del amor de Cristo, en una palabra, ustedes podrán conocer el amor de Cristo" (Ef 3:18-19).

Vive en ese amor (Jn 15:9-10). Sé tú mismo. Sé feliz. Vive en Dios para siempre.

Oración:  Padre, envía al Espíritu Santo para que produzca en mí el fruto del amor (Gál 5:22).

Promesa:  "Yo vengo…para hacer, Dios, Tu voluntad" (Heb 10:7).

Alabanza:  El padre de Susan la golpeó varias veces cuando era adolescente. Estuvieron alejados por dos décadas hasta que Susan viajó mil millas para perdonarlo y reconciliarse.

Rescripto:  †Reverendísimo Joseph R. Binzer, Obispo auxiliar y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati, 1 de junio de 2018

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.