< <  

Martes, 12 de junio 2018

  > >
1 Reyes 17:7-16
Salmos 4:2-5, 7-8
Mateo 5:13-16

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

¡por el amor de dios!

"Sepan que el Señor hizo maravillas por su amigo" (Salmos 4:4).

¿Quieres ver las maravillas de Dios? ¡Entonces olvídense de ellas! Cuanto más nos concentremos en ser fieles siervos de Dios - sirviéndole puramente por amor obediente sin ningún interés en ser recompensados - más maravillas hace por sus fieles (Sal 4:4). Si nuestro servicio a Dios es motivado por un interés en recibir Sus maravillas, Él puede que se mueva maravillosamente en nuestro favor, porque Él no puede ser infiel (2 Tim 2:13). Sin embargo, seremos los perdedores. Limitamos lo que recibiremos de Dios, porque la medida limitada que damos a Dios, a su vez, nos será devuelta (ver Mt 7:2).

En lugar de centrarse en las maravillas de Dios, hágalo solo en el Dios de las maravillas. Concéntrate en Su fidelidad, en Su corazón y en los caminos que Él está llamando a vivir tu vocación específica en la edificación de Su reino. Por eso es que Jesús nos enseñó a orar para que el reino de Dios venga antes de que empecemos a enfocarnos en nuestras propias necesidades (Mt 6:10). Esto es lo que hizo la viuda de Saretpa. Aunque empobrecida, ella puso su primera prioridad en el reino de Dios, en lugar de sus propias necesidades (1 Re 17:15). Entonces Dios bendijo su olvidada fidelidad con más maravillas que las que jamás pudiera haber imaginado (Ef 3:20): un año de alimento (1 Re 17:16) la resurrección de su hijo por el clamor de Elías (1 Re 17:22; Eclo 48:5). "Ve, y procede tú de la misma manera" (Lc 10:37).

Oración:  Padre, te serviré con alegría (Sal 100:2). "Tú has puesto en mi corazón más alegría que cuando abundan el trigo y el vino" (Sal 4:8).

Promesa:  "Así debe brillar ante los ojos de los hombres la luz que hay en ustedes, a fin de que ellos vean sus buenas obras y glorifiquen al Padre que está en el cielo" (Mt 5:16).

Alabanza:  Leer la Biblia como una carta de amor personal de Dios cambió la forma cómo Felipe vio a Dios y a sí mismo. Él ahora confía plenamente en el amor providencial del Señor.

Referencia:  (Esta enseñanza fue presentada por un miembro del equipo editorial).

Rescripto:  †Reverendísimo Joseph R. Binzer, Obispo auxiliar y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati, 28 de diciembre de 2017.

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.