< <  

Miércoles, 4 de abril de 2018

  > >

Semana de Pascua


Hechos 3:1-10
Salmos 105:1-4, 6-9
Lucas 24:13-35

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

la oferta pascual de jesús

"Jesús se acercó y siguió caminando con ellos" (Lucas 24:15).

Jesús quiere ofrecernos una Pascua auténtica. Él quiere transitar con nosotros nuevos caminos y así manifestar Su gloria resucitada. En ocasiones, Él puede acercarse como un extraño criticándonos y diciendo: "¡Hombres duros de entendimiento, cómo les cuesta creer!" (Lc 24:25). En otras ocasiones, Jesús puede abrir nuestros ojos a Su presencia resucitada al explicar las Escrituras (Lc 24:27) y partir el pan de la Eucaristía (Lc 24:35). También, Jesús resucitado puede venir a nuestro encuentro en la oración de las tres de la tarde (Hch 3:1), o cuando aceptamos la gracia para sanar a un paralítico (ver Hch 3:6ss) o cuando invitamos a un extraño a cenar (ver Lc 24:29-30).

Nos encontramos con Cristo resucitado cuando obedecemos a Cristo resucitado. Estaremos en el lugar y momento correctos para ver Su gloria resucitada si nos dirigimos hacia donde quiere llevarnos, hacemos lo quiere que hagamos y somos lo que Él quiere que seamos. Para encontrar a Cristo resucitado puede que sea necesario doblegar nuestro orgullo cuando somos criticados, orar cuando no nos sentimos bien y hacer cosas a las que no estamos acostumbrados o no nos sentimos muy cómodos de realizar. "Hacer lo que quiero" nos mantiene en una celda de aislamiento separados de la presencia de Cristo resucitado. Sin embargo, al negarnos a nosotros mismos nos liberamos de la tumba del egoísmo y nos conduce hacia la luz de Cristo resucitado.

Acepta la Pascua que te ofrece el Señor. Obedece y encuéntrate con el Señor resucitado.

Oración:  Padre, esta semana, permíteme experimentar profundamente la vida resucitada de Jesús.

Promesa:  "Pedro fijó su mirada en paralítico de nacimiento y tomándolo de la mano derecha, lo levantó; de inmediato, se le fortalecieron los pies y los tobillos" (Hch 3:7).

Alabanza:  Alabado seas Jesús, Tu Palabra no ha podido ser detenida durante más de 2,000 años. ¡Aleluya!

Rescripto:  †Reverendísimo Joseph R. Binzer, Obispo auxiliar y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati, 11 de octubre de 2017.

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.