< <  

Martes, 10 de abril de 2018

  > >
Hechos 4:32-37
Salmos 93:1-2, 5
Juan 3:7-15

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

nuestra necesidad de bernabés

"Y así José, llamado por los Apóstoles Bernabé -que quiere decir hijo del consuelo- un levita nacido en Chipre que poseía un campo, lo vendió, y puso el dinero a disposición de los Apóstoles" (Hechos 4:36-37).

Para dar testimonio con mucho poder "de la resurrección del Señor Jesús" (Hch 4:33), necesitamos personas que como María continuarán firmemente orando sin descanso por la llegada del Espíritu Santo (Hch 1:14). También necesitamos personas fieles como Matías para reemplazar a líderes infieles como Judas. Para proclamar eficazmente la Buena Nueva de Cristo resucitado, necesitamos predicadores arrepentidos como Pedro, mártires como Esteban y misioneros como Pablo. Necesitamos muchísimos hijos e hijas abnegados, generosos, celosos de ánimo como Bernabé (Hch 4:36).

Gente como san Bernabé establecen la pauta de la comunidad cristiana. El pueblo de Dios, como todos los pueblos, tiende a ser egoísta, mezquino, mundano y envidioso. Buscamos hacer el mínimo sacrificio y compromiso y obtener lo máximo en placer y comodidad. Por medio de los Bernabés, el pueblo de Dios es sacado del pantano del minimalismo y la mediocridad. Nos arrepentimos cuando damos en vez de recibir, servir en vez de insistir en ser servidos, morir en lugar de pecar, y sacrificarnos por otros en lugar de hacerlo para nosotros. Una iglesia sin Bernabés es nauseabunda para Jesús (Ap 3:16). Una iglesia con Bernabés se parece al cuerpo y la novia de Cristo. Sé un Bernabé.

Oración:  Padre, que mi celo por Ti me consuma (Sal 69:10; Jn 2:17).

Promesa:  "El viento sopla donde quiere: tú oyes su voz, pero no sabes de dónde viene ni a dónde va. Lo mismo sucede con todo el que ha nacido del Espíritu" (Jn 3:8).

Alabanza:  La devoción de Marta a la Misa eventualmente llevó a su esposo a la Iglesia.

Rescripto:  †Reverendísimo Joseph R. Binzer, Obispo auxiliar y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati, 11 de octubre de 2017.

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.