< <  

Jueves, 22 de marzo de 2018

  > >
Génesis 17:3-9
Salmos 105:4-9
Juan 8:51-59

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

"alentados por el amor" (ver 2 co 5:14)

"¿Quién pretendes ser Tú?" (Juan 8:53).

Imagínese que usted es un médico de hoy en día y que es transportado mil años atrás en el tiempo. Impulsado por el amor a la gente de la época que sufre, utiliza su conocimiento para curar a muchas personas de la malaria, la viruela y otras enfermedades. Su reputación de sanador se extiende rápidamente. Los médicos locales, movidos por los celos, le atacan viciosamente. Aunque usted hace lo mejor que puede para revelar la verdad médica moderna sobre la esterilidad, la higiene, estos doctores enojados retan cada una de sus palabras. Ellos le preguntan: "¿Quién pretendes ser Tú?" (Jn 8:53). Y poco tiempo después, te matan.

Jesús nos amó tanto que permitió ser transportado en el tiempo y el espacio para salvar a un mundo perdido y moribundo. Como el doctor de arriba, Él no rehusó la verdad de salvar y sanar a la gente que Él amó. En el Evangelio de Juan, Jesús nos revela continuamente Su relación con el Padre, de la cual fluye todo lo que Él hace (véase Jn 8:38). Jesús sabe que cuando entendamos Su relación con el Padre, respetaremos y seremos fieles a Sus palabras y tendremos vida eterna (Jn 8:51). El amor de Jesús lo impulsa a decir la verdad, incluso a proclamar la verdad de que Él es Dios (Jn 8:58). Lamentablemente, un pueblo celoso y de corazón duro "mató al Autor de la Vida" (Hch 3:15).

"Pero la prueba de que Dios nos ama es que Cristo murió por nosotros cuando todavía éramos pecadores" (Rom 5:8). "No anulemos la gracia de Dios" (Gal 2:21). Escuchemos atentamente las palabras de Jesús. Él es Dios. Él nos revela lo que nunca podríamos saber por nuestra cuenta. Estemos tan hambrientos de las palabras de Jesús como una persona moribunda está por las palabras de sanación.

Oración:  Padre, hazme "humilde de corazón" como Jesús es (Mt 11:29).

Promesa:  "Recurran al Señor y a Su poder, busquen constantemente Su rostro" (Sal 105:4).

Alabanza:  Jesús curó al joven Larry de asma.

Referencia:  (Esta enseñanza fue presentada por un miembro del equipo editorial).

Rescripto:  †Reverendísimo Joseph R. Binzer, Obispo auxiliar y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati, 29 de noviembre de 2017.

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.