< <  

Domingo, 19 de junio de 2016

  > >

12do Domingo de T. Ordinario


Zacarías 12:10-11; 13:1
Gálatas 3:26-29
Salmos 63:2-6, 8-9
Lucas 9:18-24

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

perforaciones del cuerpo

"Verán al que ellos mismos traspasaron" (Zacarías 12:10; Juan 19:37).

En la cultura americana, la mayoría de las mujeres, así como un número de hombres, tienen las orejas perforadas. En las últimas décadas, muchos consiguen también perforarse otras partes del cuerpo. Aunque la gente puede perforar sus cuerpos por cualquier número de razones, la perforación del cuerpo es bíblicamente una marca de esclavitud (Ex 21:6). Los esclavos tenían su oreja perforada para ser identificados de por vida como esclavos (Ex 21:6).

Si has tenido tu cuerpo atravesado por un arma o agujas para hacer tatuajes, Jesús se identifica contigo. Él tiene taladradas las manos y los pies (Sal 22:17). Su costado fue traspasado con una espada (Jn 19:34, 37). "Él fue traspasado por nuestras rebeldías" (Is 53:5). Nadie ha sido traspasado tan dolorosamente como Jesús. Cuando la gente mira tus perforaciones, pueden admirarte o mirarte fijamente, pero cuando la gente mira las perforaciones de Jesús, sus corazones son traspasados, y lloran por sus pecados (Zac 12:10). Las perforaciones de Jesús tienen el poder de cambiar los corazones.

En vez de mirar tus propias perforaciones o las de los demás, mira en el Jesús traspasado. Deja que tu corazón sea traspasado de amor por Él. Ofrece tu cuerpo a Él como un sacrificio vivo (Rom 12:1) y como arma de justicia (Rom 6:16). Jesús, traspasado por nuestras ofensas, haz nuestro corazón como el Tuyo.

Oración:  Padre, que yo Te glorifique en mi cuerpo (1 Co 6:20).

Promesa:  "Porque el que quiera salvar su vida, la perderá y el que pierda su vida por mí, la salvará" (Lc 9:24).

Alabanza:  Gloria a Ti, Jesús, traspasado por nuestros pecados. ¡Aleluya!

Referencia:  (Esta enseñanza fue presentada por un miembro del equipo editorial).

Rescripto:  †Reverendísimo Joseph R. Binzer, Obispo auxiliar y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati, 18 de febrero de 2016.

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.