< <  

Miércoles, 20 de abril de 2016

  > >
Hechos 12:24-13:5
Salmos 67:2-3, 5-6, 8
Juan 12:44-50

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

difundiendo la palabra de dios

"Saulo y Bernabé, enviados por el Espíritu Santo fueron a Seleucia y se embarcaron para Chipre" (Hechos 13:2, 4).

Bernabé era el líder del primer viaje misionero de la Iglesia, como lo indica el hecho de que su nombre precedía al de Saulo. De entre todos los lugares en un mundo sin Dios, el Espíritu Santo envió la casa de Bernabé a Chipre (Hch 13:4). Recuerde que Bernabé vino "de Chipre" (Hch 4:36). Después de evangelizar Chipre, Bernabé y Saulo evangelizaron varias ciudades. Así, su casa sirvió de plataforma de lanzamiento, y "la Palabra de Dios se difundía incesantemente" (Hch 12:24).

Jesús una vez sanó un hombre poseído por los demonios. El hombre "le pidió que lo dejara quedarse con Él. Jesús no se lo permitió, sino que le dijo: 'Vete a tu casa con tu familia, y anúnciales todo lo que el Señor hizo contigo al compadecerse de ti'" (Mc 5:18-19). Él hizo esto, pero luego se dedicó a evangelizar las Diez Ciudades (Mc 5:20). Desde su casa, "la Palabra de Dios se difundía incesantemente" (Hch 12:24).

¿Está usted confundido acerca de su campo misionero? Podría ser que Dios le esté enviando a casa para que comience Su misión. Puede que sea más fácil evangelizar extraños, en vez de compartir su testimonio con sus hermanos y amigos. Jesús entiende que puede que no seas aceptado en tu casa (ver Lc 4:24). Su testimonio también podría causar división por un tiempo en tu casa (ver Mt 10:34-36). Sin embargo, si usted no ama a su pueblo natal lo suficiente como para correr el riesgo de un posible rechazo al llevarles la buena noticia de Jesús, ¿qué te hace pensar que amarás a extraños lo suficiente como para evangelizarlos? Tengas o no éxito en casa, desde ella como plataforma de lanzamiento, la palabra de Dios continuará difundiéndose "incesantemente" (Hch 12:24).

Oración:  Padre, que pueda dar fruto cuando donde Tú me plantas. Que todos en mi casa y mi ciudad vengan a conocer, amar y servirte.

Promesa:  "Yo soy la luz, y he venido al mundo para que todo el que crea en mí no permanezca en las tinieblas" (Jn 12:46).

Alabanza:  La paciencia y oraciones de Sara influenciaron a su esposo a convertirse al Catolicismo.

Referencia:  (Esta enseñanza fue presentada por un miembro del equipo editorial).

Rescripto:  †Reverendísimo Joseph R. Binzer, Obispo auxiliar y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati, 21 de enero de 2016.

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.