< <  

Sábado, 15 de agosto de 2015

  > >

Fiesta de la Asunción


Apocalipsis 11:19; 12:1-6, 10
1 Corintios 15:20-27
Salmos 45:10-12, 16
Lucas 1:39-56

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

arcas y alianzas

"En ese momento se abrió el Templo de Dios que está en el cielo y quedó a la vista el Arca de la Alianza" (Apocalipsis 11:19).

Después del pecado original, Dios comenzó de nuevo con la humanidad diciéndole a Noé que construyera un arca (Gn 6:14). En la primera arca, la familia de Noé escapó de la inundación destructora (1 Pe 3:20). Entonces, Dios estableció una alianza con su pueblo escogido (Gn 9:9, 12, 13, 15,16).

Nuevamente la humanidad cayó en pecado. Dios empezó otra vez formando un nuevo pueblo y estableciendo un pacto con Él (Éx 24:8; 34:10). También, Él hizo un arca mejor, "el arca de los mandamientos" (Éx 25:22). Después, esta arca sería llamada "el Arca de la Alianza" (Nm 10:33). La segunda arca contenía las tablas sobre las que Dios escribió los Diez Mandamientos (Éx 24:12; 25:16). Esta arca estaba acompañada por la presencia especial de Dios en la tierra (Éx 40:34).

Una vez más la humanidad cayó en la iniquidad y el pecado. De nuevo, Dios comenzó otra vez haciendo la mejor arca y la mejor alianza de todas: María, la nueva arca de la nueva alianza. En la tercera arca, María llevó en su vientre a Jesús a Dios mismo, quién estableció una nueva alianza con nosotros en su sangre (Mt 26:28). Por eso, María es "un signo de esperanza cierta" para nosotros (Lumen Gentium, 68, Vaticano II).

El paradero de las dos primeras arcas nos es desconocido (ver 2 Mac 2:5-6) y hay quienes aún las buscan. Sin embargo, María, la tercera arca, es fácil de encontrar. Ella siempre está con Jesús (Catecismo, 964). Busca diligentemente a María, la nueva arca y encuentra una nueva esperanza en Jesús.

Oración:  "Oh María, ascendida al cielo, ruega por nosotros que recurrimos a Ti".

Promesa:  "Tú eres bendita entre todas las mujeres y bendito es el Fruto de tu vientre" (Lc 1:42).

Alabanza:  "Porque el Todopoderoso ha hecho en Mí grandes cosas: ¡Su nombre es santo!" (Lc 1:49).

Referencia:  (Esta enseñanza fue presentada por un miembro del equipo editorial).

Rescripto:  †Reverendísimo Joseph R. Binzer, Obispo auxiliar y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati, 14 de abril de 2015

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.