< <  

Lunes, 15 de junio de 2015

  > >
2 Corintios 6:1-10
Salmos 98:1-4
Mateo 5:38-42

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

las aparencias engañan

"Y porque somos sus colaboradores, los exhortamos a no recibir en vano la gracia de Dios" (2 Corintios 6:1).

Gran parte de la 2da.Carta a los Corintios, san Pablo la dedica a la defensa de su apostolado. Muchos de los predicadores de su tiempo degradaron el apostolado de Pablo para construir sus propios ministerios. Esta situación todavía puede existir en las iglesias de hoy. Los acusadores eran asalariados, que aceptaban dinero por sus servicios, una práctica que el mismo Pablo recomienda al menos una vez (1 Tim 5:17). Pablo tenía el llamado de Dios de "predicar gratuitamente la Buena Noticia" (1 Co 9:18) mientras trabajaba para mantenerse a sí mismo. Como resultado, los acusadores de Pablo se veían a sí mismos como "profesionales" calificados, superiores a los "aficionados" Pablo y su equipo. Estos semi-profesionales hicieron todo lo posible para debilitar el ministerio de Pablo, llamándolo un impostor (2 Co 6:8), no calificado (2 Co 11: 6) y poco impresionante (2 Co 10:10), entre otros cargos.

Con experiencia, el personal capacitado de la iglesia podría verse tentado de manera similar a mirar con desdén a los voluntarios de la parroquia, como catequistas, músicos y otros que sinceramente, humildemente y con oración tratan de servir al Señor. Un grupo de voluntarios de "chusma", como el equipo de Pablo puede hacer que todo el personal de una iglesia parezca ser desorganizado, poco profesional e inferior.

Los profesionales de la Iglesia se han entrenado dura y largamente para dedicarse al servicio de Dios. ¡Gracias a Dios por ellos! Sin embargo, san Pablo advertía: "Y porque somos sus colaboradores, los exhortamos a no recibir en vano la gracia de Dios" (2 Co 6:1). Los profesionales de la Iglesia fue el grupo que más severamente condenó a Jesús. Humillémonos todos para no ahogar un futuro san Pablo.

Oración:  Padre, que siempre obremos "con integridad, con inteligencia, con paciencia, con benignidad, con docilidad al Espíritu Santo" (2 Co 6:6).

Promesa:  "Se acordó de su amor y su fidelidad a favor del pueblo de Israel" (Sal 98:3).

Alabanza:  Fue a través de la búsqueda para entender mejor la fe católica con el fin de transmitirla a sus hijos que Sarah experimentó un nuevo nacimiento en el Espíritu.

Referencia:  (Esta enseñanza fue presentada por un miembro del equipo editorial).

Rescripto:  †Reverendísimo Joseph R. Binzer, Obispo auxiliar y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati, 10 de febrero de 2015

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.