< <  

Jueves, 21 de mayo de 2015

  > >

san Cristóbal Magallanes
Novena de Pentecostés - Día 7


Hechos 22:30; 23:6-11
Salmos 16:1-2, 5, 7-11
Juan 17:20-26

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

consejero guía

"Bendeciré al Señor que me aconseja" (Salmos 16:7).

Dios Padre es "grande en su consejo" (Jer 32:19), guiándonos en cada situación. Nos aconseja de día y de noche (Sal 16:7). "Él reserva su auxilio para los hombres rectos" (Prov 2:7).

Dios Padre nos ha enviado a Jesús, el "Consejero Maravilloso" (Is 9:5). Jesús nos aconseja por medio de su Palabra (ver Sal 119:24), Su orientación personal directa (ver Is 30:21) y por medio del ministerio de la enseñanza de su Iglesia (ver Lc 10:16).

Jesús y el Padre nos han enviado al Espíritu Santo. Éste nos aconseja en forma práctica. Por ejemplo, el Espíritu instruyó a Felipe paso a paso en la evangelización de un alto funcionario etíope (Hch 8:29ss). El Espíritu Santo nos instruye y aconseja en todo (Jn 14:26); nos guía a la Verdad (Jn 16:13).

Ciertamente, el Señor intenta guiarnos en nuestra vida personal. Sin embargo, Él espera que tomemos el don que nos da y lo usemos para dar fruto (Mt 10:8). Nos aconseja para que podamos aconsejar a otros. Cuando recibimos el Espíritu Santo en nuestro Bautismo y Confirmación, hemos recibido "un espíritu de consejo" (ver Is 11:2).

Mucha gente ha quedado extraviada por consejos impíos. Es posible que tú seas uno de los pocos consejeros piadosos que algunas puedan encontrar. Por eso, pide al Espíritu Santo que aumente tu don espiritual de consejo y te lleve a contactar a aquellas personas que lo necesitan. Que tus palabras de consejo tengan un efecto grande y duradero (ver 1 Sm 3:19).

Oración:  Dios Trino, dejaré de escuchar a los "expertos" de la palabra y me dedicaré a seguir tu consejo (Prov 3:1-6).

Promesa:  "Me harás conocer el camino de la vida, saciándome de gozo en tu presencia, de felicidad eterna a Tu derecha." (Sal 16:11)

Alabanza:  San Cristóbal dio la absolución a sus verdugos antes de que él y Agustín Caloca fueran martirizados.

Referencia:  (Esta enseñanza fue presentada por un miembro del equipo editorial).

Rescripto:  †Reverendísimo Joseph R. Binzer, Obispo auxiliar y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati, 1 de abril de 2015

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.