< <  

Miércoles, 14 de enero de 2015

  > >
Hebreos 2:14-18
Salmos 105:1-4, 6-9
Marcos 1:29-39

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

dénle la llave de la ciudad

"Y la ciudad entera se reunió delante de la puerta" (Marcos 1:33).

Betsaida era como la mayoría de las ciudades; gran parte de sus habitantes "vivían completamente esclavizados por el temor de la muerte" (Heb 2:15). Por supuesto, había mucha gente que "sufría de muchos males" (Mc 1:34), incluyendo la suegra de Simón, quien "estaba en cama con fiebre " (Mc 1:30). Además, los demonios habían oprimido al pueblo de Betsaida por tiempos inmemoriales (ver Mc 1:34).

Sin embargo, ese día iba a ser diferente. Jesús vino a la ciudad y los demonios, enfermedades y temores se fueron de la ciudad. Ese fue el mejor día en la historia de Betsaida.

Jesús se levantó muy temprano a la mañana siguiente. Su Padre le dijo que no se quedara en Betsaida, sino que fuera "a otra parte, a predicar también en las poblaciones vecinas, porque para eso he salido" (Mc 1:38).

Jesús está dispuesto a venir a tu ciudad. ¿Le darías la "llave de la ciudad" y la llave de tu corazón? Deja que Jesús sea el Señor de tu vida y de tu ciudad.

Oración:  Padre, voy a dejar que sea a tu manera.

Promesa:  "Por la mañana, antes que amaneciera, Jesús se levantó, salió y fue a un lugar desierto; allí estuvo orando" (Mc 1:35).

Alabanza:  Una iglesia local dio testimonio de Jesús cuando feligreses se unieron en procesión, rezando juntos el rosario mientras caminaban de un extremo al otro de la ciudad en una marcha a favor de la vida.

Rescripto:  †Reverendísimo Joseph R. Binzer, Obispo auxiliar y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati, 14 de agosto de 2014

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.