< <  

Martes, 13 de enero de 2015

  > >

san Hilario


Hebreos 2:5-12
Salmos 8:2, 5-9
Marcos 1:21-28

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

el alimento del diablo

"Y había en la sinagoga un hombre poseído de un espíritu impuro, que comenzó a gritar" (Marcos 1:23).

Al comenzar el tiempo "ordinario", ya estamos leyendo acerca de Jesús expulsando a los demonios. A lo largo del año, escucharemos lectura tras lectura acerca de la victoria del Señor sobre lo diabólico. Nos reuniremos con el arcángel Miguel y varios santos, los que fueron victoriosos contra la maldad. En las misas del domingo de Pascua, en cada iglesia católica en el mundo, la Iglesia nos invita a renunciar públicamente a Satanás, todas sus obras, y todas sus promesas vacías.

¿Qué vamos a hacer con todas estas referencias al diablo? Debido a los efectos del humanismo secular en nosotros, tenemos la tentación de considerar las tradiciones, de la Iglesia y de la Biblia, como atrasadas y supersticiosas. Esta actitud moderna es tan arrogante, que sirve como un buen ejemplo de los engaños de Satanás, incluso mientras se niegan esas cosas. Sin embargo, para ser intelectualmente honestos, debemos admitir que la Iglesia y la Biblia tienen la intención de ser tomadas literalmente cuando hablan de Satanás.

El cristianismo cree que Satanás es un ángel rebelde. Él no es simbólico ni simplemente una fuerza maligna. Es una criatura con voluntad e inteligencia. Satanás tiene varios miles, e incluso millones, de otros ingenuos en su empresa. Estos son los llamados "demonios" o "diablos". Son reales y poderosos. Ellos nos destruirían si no fuera por Jesús, pero podemos expulsarlos con el poder de Jesús (Mc 16:17; Mt 10:1).

Oración:  Padre, a lo largo de este año que pueda fijar mis ojos en Jesús (Heb 12:2) y expulsar a los demonios (Mc 16:17).

Promesa:  "Ahora lo vemos coronado de gloria y esplendor a causa de la muerte que padeció" (Heb 2:9).

Alabanza:  San Hilario fue alabado por los santos Agustín y Jerónimo como "un cedro justo trasplantado de fuera de este mundo a la Iglesia".

Rescripto:  †Reverendísimo Joseph R. Binzer, Obispo auxiliar y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati, 14 de agosto de 2014

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.