< <  

Jueves, 20 de marzo de 2014

  > >
Jeremías 17:5-10
Salmos 1:1-4, 6
Lucas 16:19-31

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

excavación del gran cañón

"Además, entre ustedes y nosotros se abre un gran abismo" (Lucas 16:26).

Tenga en cuenta que el diálogo del rico con el padre Abraham demuestra que él conocía a Lázaro por su nombre (cf. Lc 16:24). Esto indica que el hombre rico probablemente conoció al pobre hombre que yacía en su misma puerta.

Dos veces, el hombre rico, pide a Padre Abraham que envié a Lázaro a realizar tareas que un sirviente suele realizar (Lc 16:24, 27). Posiblemente el hombre rico consideraba a Lázaro como nada más que un sirviente. Quizás el hombre rico ocasionalmente enviaba a Lázaro a hacer recados para él. Si ese es el caso, sin duda se aprovechó de Lázaro como un "trabajador" ocasional, pero sin beneficios de "atención médica". Finalmente la salud de Lázaro empeoró, por lo que perdió su utilidad para el hombre rico. En ese momento, los perros prestaron más atención a Lázaro que la que le presto al hombre rico.

"Nada más tortuoso que el corazón humano" (Jer 17:9). Nosotros, los hombres y las mujeres podemos llegar a ser tan endurecidos de corazón que sólo pensamos en nuestras necesidades y no en las necesidades de los demás. ¿Hay alguien en nuestras vidas a quien prestamos atención sólo si pueden servirnos para algo? El gran abismo que separa al hombre rico de Lázaro en la parábola de Jesús no solo aparece en la otra vida (Lc 16:26); el hombre rico cavó ese abismo cada día que hizo caso omiso de sus semejantes durante su vida. Aunque Lázaro estaba en la puerta del hombre rico, era como si estuviera en el otro lado de un gran abismo. "Si hoy escuchan su voz, no endurezcan su corazón" (Heb. 3:7, 15).

Oración:  Jesús, abre mis ojos para ver todos los momentos cuando no presté atención a los más necesitados y por lo tanto a ti (Mt. 25:41-45). Que la caridad sea la raíz y el fundamento de mi vida (Ef 3:17).

Promesa:  "¡Bendito el hombre que confía en el Señor y en él tiene puesta su confianza!" (Jer 17:7).

Alabanza:  Sharon obedeció el llamado de Dios para repartir literatura pro-vida frente a una cámara de aborto cerca de una escuela secundaria. Cientos de jóvenes han escuchado su mensaje de amor de la vida.

Referencia:  (Esta enseñanza fue presentada por un miembro del equipo editorial).

Rescripto:  †Reverendísimo Joseph R. Binzer, Obispo auxiliar y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati, 8 de augusto de 2013

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.