< <  

Sábado, 15 de marzo de 2014

  > >
Deuteronomio 26:16-19
Salmos 119:1-2, 4-5, 7-8
Mateo 5:43-48

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

haz llover el amor sobre tus enemigos

"Pero yo les digo: Amen a sus enemigos" (Mateo 5:44).

Jesús nos manda amar a nuestros enemigos. Esto demuestra que somos los hijos de Dios (Mt 5:45), porque solamente los que participan de la naturaleza de Dios (2 P1:4) tienen el poder de amar a sus enemigos.

Cuando nos damos cuenta de que no podemos amar a nuestros enemigos por nuestro propio poder, muchas veces cambiamos el mandato de Jesús de "amen a sus enemigos" a "no odien a sus enemigos". Es un gran cambio. El Señor nos manda hacer mucho más que no insultar o lastimar a nuestros enemigos. El Señor quiere que les amemos activamente. Por ejemplo, Dios Padre no sólo se abstiene de lanzar unos tornados, relámpagos e inundaciones contra Sus enemigos. Él les da hermosos días claros y lluvias vivificantes (Mt 5:45). Nosotros también debemos bendecir activamente a nuestros enemigos con días claros. Igual que el padre del hijo pródigo, nosotros debemos mostrar cariño a nuestros enemigos (Lc 15:20). Debemos honrarles con regalos y una celebración especial (Lc 15:22-23). Debemos ser la luz del sol para ellos y hacer llover los regalos sobre ellos.

Ya que nosotros no tenemos el poder aun para no odiar a nuestros enemigos, amarles como les ama Dios es obviamente imposible. Dios, sin embargo, vive en nosotros y nos ha adoptado como Sus hijos. Por lo tanto, por Su gracia podemos darles amor a nuestros enemigos.

Oración:  Padre, que esta Cuaresma yo pueda asombrar a mí y a los demás por amar a mis enemigos.

Promesa:  "Tú serás el pueblo de su propiedad exclusiva, como él te lo ha prometido, y… tú observarás todos sus mandamientos; …te hará superior –en estima, en renombre y en gloria– a todas las naciones que hizo; y… serás un pueblo consagrado al Señor, como él te lo ha prometido" (Dt 26:18-19).

Alabanza:  Luisa rezó para amar a su enemigo ―su marido.

Rescripto:  †Reverendísimo Joseph R. Binzer, Obispo auxiliar y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati, 8 de augusto de 2013

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.