< <  

Viernes, 14 de marzo de 2014

  > >
Ezequiel 18:21-28
Salmos 130:1-8
Mateo 5:20-26

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

¿que es el cristianismo?

"¿Acaso no es el proceder de ustedes, y no el mío, el que no es correcto?" (Ezequiel 18:25).

Algunos cristianos asumen que el cristianismo es como tomar un curso en la escuela. Hay varias pruebas en este curso, y creen que su calificación final es la media de todas sus pruebas. Sin embargo, el señor no promedia nuestras vidas. Si no somos fieles al señor hasta la muerte, ninguna de nuestras "obras justas" cuentan para nada (Cfr. Ez 18:24). Muchos dicen: "El proceder del Señor no es correcto" (Ez 18:25), pero eso es porque no han aceptado el cristianismo como una relación viva con Cristo.

Algunas personas incluso piensan, que Dios califica en grados, que si son menos pecaminosos que la persona promedio, esto será aceptable ante Dios. Sin embargo, Jesús también dejó muy clara esta teoría cuando enseñó: "Les aseguro que si la justicia de ustedes no es superior a la de los escribas y fariseos, no entrarán en el Reino de los Cielos" (Mt 5:20). Porque los fariseos eran considerados gente muy Santa, Jesús estaba diciendo que no entraremos en el Reino de Dios a menos que nuestra santidad supere muy por encima la de la media. En efecto, el Señor nos está llamando a ser perfectos como nuestro padre celestial es perfecto (Mt 5:48).

Por consiguiente nunca "lograremos el grado" que exige el cristianismo, ya que vivir para Cristo es humanamente imposible y sólo puede ser vivido a través de Él, con El y en El. Así que deja de jugar con Dios. Él dio su vida por nosotros; démosle nuestras vidas a Él por completo.

Oración:  "Yo estoy crucificado con Cristo, y ya no vivo yo, sino que Cristo vive en mí: la vida que sigo viviendo en la carne, la vivo en la fe en el Hijo de Dios, que me amó y se entregó por mí" (Gal. 2:19-20). Que durante esta Cuaresma, yo acepte la gracia de ser fiel para siempre.

Promesa:  "Si al presentar tu ofrenda en el altar, te acuerdas de que tu hermano tiene alguna queja contra ti, deja tu ofrenda ante el altar, ve a reconciliarte con tu hermano, y sólo entonces vuelve a presentar tu ofrenda" (Mt 5:23-24).

Alabanza:  Tras la muerte repentina de su esposa católica, Al se dio cuenta de su mortalidad y se convirtió al catolicismo. Ahora recibe a Jesús diariamente en la Misa.

Rescripto:  †Reverendísimo Joseph R. Binzer, Obispo auxiliar y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati, 8 de augusto de 2013

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.