< <  

Martes 9 de julio de 2013

  > >

san Agustín Zhao Rong
y los Mártires Chinos


Génesis 32:23-33
Salmo 17:1-3, 6-8, 15
Mateo 9:32-38

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

lucha por el premio

"En adelante no te llamarás Jacob, sino Israel, porque has luchado con Dios y con los hombres y has vencido." –Génesis 32:29

El nombre "Jacob" popularmente era conocido como "talón" (Gén 25:26). Su nombre fue cambiado a "Israel", el cual a menudo se entendía como "lucha con Dios." Jacob fue convertido en un luchador. Algunas veces peleaba contra Dios y otras a favor de Dios.

El Señor también quiere transformarnos en luchadores por Él. San Pablo describía la vida cristiana como el "buen combate" (2 Tim 4:7, NAB). Sin embargo, no peleamos con seres humanos, porque nuestra batalla no es contra ellos (Ef 6:12). Más bien, debemos pelear contra Satanás, el mal, la hipocresía, el aborto, el racismo, la injusticia y el pecado. El Señor nos llama a trabajar en su cosecha y contra los demonios con la autoridad que Él nos ha dado (Ver Mt 9:38 -10:1). La Biblia nos manda: "Lucha hasta la muerte por la verdad, y el Señor Dios luchará por ti" (Eclo 4:28). "Exhortarlos a combatir por la fe, que de una vez para siempre ha sido transmitida a los santos" (Jds 3).

¿Estamos luchando por Dios, la vida, la verdad, la bondad, la justicia y la paz o somos indiferentes? Si permanecemos "indiferentes en tiempos de adversidad," nuestra fuerza nos abandonará (Prov 24:10). No debemos permanecer de brazos cruzados mientras las vidas de nuestros vecinos están en juego (Lev 19:16). Si no hablamos claramente para disuadir a los malvados de su conducta perversa, somos responsables de sus muertes (Ez 3:18; 33:8). Usted es conocido como "luchador," así que pelee en nombre del Señor.

Oración:  Padre, que mi vida sea descrita precisamente como "la buena batalla."

Promesa:  "El demonio fue expulsado y el mudo comenzó a hablar, la multitud, admirada, comentaba." —Mt 9:33

Alabanza:  San Agustín y sus compañeros plantaron las semillas de futuros católicos por medio de la sangre de su martirio.

Rescripto:  †Reverendísimo Joseph R. Binzer, Obispo auxiliar y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati, 1 de marzo de 2013

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.