< <  

Miércoles, 4 de diciembre de 2013

  > >

san Juan de Damasco


Isaías 25:6-10
Salmos 23:1-6
Mateo 15:29-37

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

tiempo de picnic

"El ordenó a la multitud que se sentara en el suelo" (Mateo 15:35).

Jesús está siempre lleno de sorpresas. Hoy nos invita a una comida de Navidad, un picnic a la montaña santa de Dios. La vista es hermosa y la comida deliciosa, "de manjares suculentos, medulosos, de vinos añejados, decantados" (Is 25:6). El entretenimiento es abrumador. En primer lugar, se abre el telón para que podamos ver sin que nos separe nada entre unos y otros (Is 25:7). La vista desde la montaña ahora es impresionante. A continuación, Jesús destruye el oprobio que nos ha atrapado (Is 25:8). Quedamos totalmente libres, respirando el aire de la montaña estimulante, y brincando de alegría. Quisiéramos que nunca se acabe. Así que Jesús destruye la muerte para siempre, y jamás se acabará (Is 25: 8).

Algunos han venido sólo para el picnic. Ellos llegan exhaustos y agobiados por el trabajo, maltratados por el mundo, con lágrimas en los ojos y dolor en sus corazones. Jesús suavemente y amorosamente "enjugará las lágrimas de todos los rostros" y quitará su oprobio (Is 25: 8).

El Señor ya lo ha hecho todo. Dios es ya el todo en todos (1 Cor 15:28). No hay nada por hacer sino regocijarse en el Señor siempre y por siempre (Fil. 4:4). "Ahí está nuestro Dios,…en quien nosotros esperábamos; ¡alegrémonos y regocijémonos de su salvación!" (Is 25:9).

Oración:  Señor, gracias por la montaña, por el picnic y por Tu Ser.

Promesa:  "¿Cuántos panes tienen?. Ellos respondieron: "Siete y unos pocos pescados'. El ordenó a la multitud que se sentara en el suelo; después, tomó los panes y los pescados, dio gracias, los partió y los dio a los discípulos. Y ellos los distribuyeron entre la multitud. Todos comieron hasta saciarse" (Mt 15:34-37).

Alabanza:  San Juan de Damasco se opuso a herejes, ganándose enemigos cristianos. Dios dispuso que los gobernantes musulmanes protegieran su vida.

Rescripto:  †Reverendísimo Joseph R. Binzer, Obispo auxiliar y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati, 19 de julio de 2013

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.