< <  

Domingo, 4 de abril de 2021

  > >

Pascua de Resurrección


Romanos 6:3-11 (Lecturas de la Vigilia)
Hechos 10:34, 37-43

Colosenses 3:1-4 o

1 Corintios 5:6-8

Marcos16:1-8
Salmos 118:1-2, 16-17, 22-23

Juan 20:1-9


Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

nueva y ahora

“Ellos lo mataron, suspendiéndolo de un patíbulo. Pero Dios lo resucitó al tercer día” (Hechos 10:39-40).

   ¡Aleluya! Hoy es uno de los mejores días de nuestras vidas. Este es el primer día de los cincuenta días de la temporada de Pascua. ¡Aleluya! Cuando creemos en nuestros corazones que Jesús resucitó de entre los muertos (ver Rom 10:9), todo se transforma y se hace nuevo. La muerte ya no eclipsa la vida. El miedo a la muerte ya no nos esclaviza (Heb 2:15). La muerte ha perdido su aguijón (1 Co 15:55). La muerte no es nuestra enemiga sino nuestra amiga; no es tanto el final, sino el comienzo.

   Estamos completamente seguros de que ahora, como siempre, sea que vivamos, sea que muramos, Cristo será glorificado en nuestros cuerpos (ver Fil 1:20). Porque para nosotros “la vida es Cristo, y la muerte una ganancia” (Fil 1:21) “Lo antiguo ha desaparecido, un ser nuevo se ha hecho presente” (2 Co 5:17; ver Ap 21:5) No necesitamos esperar hasta nuestra muerte para compartir la resurrección de Cristo. Podemos compartir en la resurrección de Jesús ahora. Por medio del bautismo y una vida de fe, ya hemos sido "resucitados con Cristo" (Col 3:1). Ponemos nuestros corazones "en los bienes del cielo donde Cristo está sentado a la derecha de Dios" (Col 3:1). Tenemos "el pensamiento puesto en las cosas celestiales y no en las de la tierra" (Col 3:2). Ahora el propósito principal de la vida es ser testigo de que Jesús ha resucitado de entre los muertos (ver Hch 10:41-42).

   ¡Aleluya!  La Pascua es nueva y es ahora.

Oración:  Jesús resucitado, levántame de la tumba de la duda a la luz de la fe.

Promesa:  “Celebremos, entonces, nuestra Pascua, no con la vieja levadura de la malicia y la perversidad, sino con los panes sin levadura de la pureza y la verdad” (1 Co 5:8).

Alabanza:  “Acuérdate de Jesucristo, que resucitó de entre los muertos y es descendiente de David” (2 Tim 2:8). ¡Aleluya! ¡Feliz Domingo de la Resurrección! Jesús resucitado, que nunca olvide alabarte.

Referencia:  

Rescripto:  Según el Código de Derecho Canónico, se otorga el Nihil Obstat (no existe impedimento para publicar) a Un Pan, Un Cuerpo por el periodo 1 de abril de 2021 al 31 de mayo de 2021. Otorgado el 11 de enero de 2021. Reverendo Steve J. Angi, Canciller y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati, Ohio

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.