< <  

Domingo, 28 de marzo de 2021

  > >

Domingo de Ramos


Marcos 11:1-10 o Juan 12:12-16 (Entrada Procesional)
Isaías 50:4-7
Filipenses 2:6-11
Salmos 22:8-9, 17-20, 23-24

Marcos 14:1─15:47


Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

no me olvides

El Sumo Sacerdote lo interrogó nuevamente: ¿Eres el Mesías, el Hijo de Dios bendito? Jesús respondió: “YO LO SOY” (Marcos 14:61-62).

   Jesús entró en Jerusalén. Nuestro camino de penitencia de cuarenta días se acerca a su fin. La cuaresma acaba cuando empieza la misa de la última cena en el Jueves Santo. El miércoles de ceniza parece que fue ayer. ¿Hemos respondido a la llamada del Señor para orar, ayunar y donar en esta cuaresma? ¡Aún no es tarde! Nuestra dejadez no es la única en el mundo. A menudo los apóstoles también son lentos para comprender las revelaciones del Señor (ver Jn 12:16). No desesperes. Hay que atenerse al calendario litúrgico de la Iglesia de la semana siguiente. Puede resultar que sea la mejor semana de nuestras vidas.

   Según nos adentramos en la Semana Santa, hay que mostrarse entusiasmado de decir a otros la maravilla litúrgica que nos espera. Como dice salmista: “Yo anunciaré tu Nombre a mis hermanos, te alabaré en medio de la asamblea” (Sal 22:23).

   En el Jueves Santo, maravíllate cuando Jesús ordena a sus primeros sacerdotes y nos entrega Su cuerpo y sangre (ver Lc 22:17-20). En la celebración de la pasión del Señor en el Viernes Santo, reflexiona sobre el sacrificio de Jesús. “Se humilló hasta aceptar por obediencia la muerte y muerte de cruz” (Fil 2:8).

   Entonces alégrate con la Iglesia porque muchos católicos nuevos van a entrar en comunión plena con el Cuerpo de Cristo en la Vigilia Pascual del Sábado Santo, que acaba con una gloriosa resurrección en el domingo, “porque no era posible que la muerte tuviera dominio sobre Él” (Hch 2:24).

   ¿Dónde vas a pasar los próximos siete días?

Oración:  Padre, que desee estar contigo tanto como Tú deseas estar conmigo.

Promesa:  “¡Verdaderamente, este hombre era Hijo de Dios!” (Mc 15:39)

Alabanza:  “¡Bendito sea el Reino que ya viene, el Reino de nuestro padre David! ¡Hosana en las alturas!” (Mc 11:10)

Referencia:  (Esta enseñanza fue presentada por un miembro del equipo editorial).

Rescripto:  Según el Código de Derecho Canónico, se otorga el Nihil Obstat (no existe impedimento para publicar) a Un Pan, Un Cuerpo por el periodo 1 de febrero de 2021 al 31 de marzo de 202 Otorgado el 5 de agosto de 2020. Reverendo Steve J. Angi, Canciller y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.