< <  

Domingo, 14 de febrero de 2021

  > >

6to domingo de T. Ordinario


Levítico 13:1-2, 44-46
1 Corintios 10:31─11:1
Salmos 32:1-2, 5, 11
Marcos 1:40-45

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

mi lepra

"Entonces se le acercó un leproso para pedirle ayuda y, cayendo de rodillas, le dijo: ‘Si quieres, puedes purificarme’” (Marcos 1:40).

   La lepra en el Nuevo Testamento a veces simboliza condiciones espirituales como la falta de perdón, la ira, la amargura, el resentimiento, el odio, el odio a sí mismo y otros pecados.

   La lepra puede aparecer como una postilla (Lev 13:2). Una postilla es una herida que se ha cerrado y está comenzando a sanar. Las postillas a menudo pican. Estamos tentados a removerlas, volviendo a abrir la herida y perder la curación ya recibida. ¿Eres "inquieto"? ¿Tienes ganas de decirle algo a alguien? No te inquietes con tu herida. Dirígete a Jesús para continuar sanando tu postilla "leprosa".

   La lepra a veces aparece como una pústula (Lev 13:2). Una pústula es un tipo de crecimiento causado por una infección. Una pústula contiene un líquido infectado llamado pus, que debe drenarse de forma estéril para no causar más infección. Una pústula tiene una presión cada vez mayor en ella, con lo que llega a un punto crítico y expulsa su pus. ¿Estás infectado con el pecado? ¿Infectarás a otros? ¿Sientes una presión creciente para vomitar tu pus, rencor o veneno? Jesús se sintió así en la cruz, pero derramó amor en lugar de odio. Recurre a Jesús para sanar tu pústula leprosa.

   La lepra puede aparecer como una mancha (Lev 13:2). Podríamos pensar que es una reacción alérgica. ¿Hay ciertas personas, declaraciones o circunstancias que te hacen "estallar" en miedo, ansiedad, actitud defensiva, confusión o enojo? Deja que Jesús toque tus manchas leprosas y sus causas (ver Mc 1:41).

   Solo Jesús sana a los leprosos. Somos leprosos. Necesitamos a Jesús.

Oración:  Padre, deja que Jesús me toque donde más me duele y temo.

Promesa:  “… sea que ustedes coman, sea que beban, o cualquier cosa que hagan, háganlo todo para la gloria de Dios” (1 Co 10:31).

Alabanza:  “Seríamos los hombres más dignos de lástima” (1 Co 15:19). Su resurrección nos da esperanza. ¡Alabado sea Jesús!

Referencia:  

Rescripto:  Según el Código de Derecho Canónico, se otorga el Nihil Obstat (no existe impedimento para publicar) a Un Pan, Un Cuerpo por el periodo 1 de febrero de 2021 al 31 de marzo de 2021. Otorgado el 5 de agosto de 2020. Reverendo Steve J. Angi, Canciller y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.