< <  

Martes, 4 de agosto de 2020

  > >

san Juan María Vianney


Jeremías 30:1-2, 12-15, 18-22
Salmos 102:16-21, 29, 22-23
Mateo 15:1-2, 10-14

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

accesible

“Yo lo haré acercarse, y él avanzará hacia Mí, porque si no, ¿quién se atrevería a avanzar hacia Mí? -oráculo del Señor-” (Jeremías 30:21).

   El Señor nos ha convocado frecuentemente para acercarnos a Él. De hecho, Él se acercó a nosotros de una manera impensable por medio de Su Encarnación. Incluso se entrega a nosotros en la Sagrada Comunión.  Debido a que el Señor nos ha dado la oportunidad de tener una relación tan íntima con Él, podemos olvidarnos del privilegio que es estar en su presencia y de lo maravilloso que es “caer en las manos del Dios viviente” (Heb 10:31). 
   A veces podemos acercarnos al Señor para recibir la Comunión en pecado y sin el perdón en nuestros corazones. Entonces, nuestra comunión puede ser contraproducente para nosotros y así enfermarnos o arriesgarnos a la muerte (ver 1 Co 11:27-30). Sin embargo, este peligro no debe impedirnos acercarnos al Señor en la Sagrada Comunión, sino motivarnos a arrepentirnos de nuestros pecados, y primero acercarnos a Él en el Sacramento de la Reconciliación (Catecismo de la Iglesia Católica, 1385, 1415). 
   El Señor nos ama. Él entiende. Él “fue sometido a las mismas pruebas que nosotros, a excepción del pecado” (Heb 4:15). Él murió en la cruz por nosotros. Debido a Su amor, es más accesible que nadie que haya vivido. Extiende Sus brazos crucificados para abrazarnos. Él susurra: “Vengan a Mí” (Mt 11:28). Sin embargo, debemos arrepentirnos. Arrepiéntete, acércate y recibe Su amor.

Oración:  Jesús, eterno Sumo Sacerdote, Tú eres “capaz de salvar de forma definitiva a los que se acercan a Dios” por Tu intermedio (Heb 7:25). Te adoro.

Promesa:  “Sí, yo cambiaré la suerte de las carpas de Jacob y tendré compasión de sus moradas” (Jer 30:18).

Alabanza:  Conocido como el Cura de Ars, san Juan Vianney es mejor conocido como el patrono de los párrocos. ¡Es un modelo de humildad y fortaleza, que a menudo escuchaba confesiones hasta dieciséis horas al día!

Referencia:  

Rescripto:  Según el Código de Derecho Canónico, se otorga el Nihil Obstat (no existe impedimento para publicar) a Un Pan, Un Cuerpo por el periodo 1 de agosto al 31 de septiembre de 2020. Otorgado el 11 de febrero de 2020. Reverendísimo Joseph R. Binzer, Obispo auxiliar y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.