< <  

Domingo, 13 de diciembre de 2020

  > >

3ro domingo de Adviento


Isaías 61:1-2, 10-11
1 Tesalonicenses 5:16-24
Lucas 1:46-50, 53-54
Lucas 1:46-50, 53-54

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

la tragedia más grande

“El espíritu del Señor está sobre mí, porque el Señor me ha ungido” (Isaías 61:1).

   El Espíritu Santo quiere llevar la buena noticia a los pobres, vender los corazones heridos, proclamar la liberación a los cautivos y la libertad a los prisioneros (Is 61:1). Solamente el Espíritu Santo puede renovar la faz de la tierra (Sal 104:30).  Sin embargo, nosotros extinguimos la acción del Espíritu (1 Tes 5:19), y entristecemos al Espíritu Santo de Dios (Ef 4:30). Entonces los pobres siguen deprimidos y oprimidos, los de corazones heridos desmenuzados, los cautivos encadenados con aun más candados, y la faz de la tierra se vuelve más inservible.

   Uno de las más grandes tragedias en la vida es reprimir el Espíritu Santo. Esta es la tragedia que causa tantas otras tragedias para seguir cada vez peor. Antes que el Señor nos ordenó a no reprimir el Espíritu, Él nos mandó a orar, alegrarse, y agradecer siempre (1 Tes 5:16-18). Si aceptamos la gracia de Dios para siempre hacer estas tres cosas, no reprimiremos el Espíritu.

   Entonces, cuando estás a punto de reprimir el Espíritu hablando de chismes en vez de evangelizar, debes alegrarse, orar y agradecer. El Espíritu reavivará tu vida (2 Tim 1:6-7) y no será reprimido.  Cuando miras ausentemente al televisor o tu smartphone, apágalo y perseveras en la alegría, oración, y agradecimiento. Así los apagarás antes que ellos apaguen el Espíritu en tu vida.

   Alégrese en el Señor siempre (Fil 4:4). Ora siempre (Lc 18:1; Rom 12:12). Dedícate a la acción de gracias (Col 3:15). Vive en el Espíritu.

Oración:  “Ven Espíritu de Dios, bendecido Creador, y en nuestros corazones toma Su descanso”.

Promesa:  “En medio de ustedes hay alguien al que ustedes no conocen: Él viene después de mí” (Jn 1:26-27).

Alabanza:  “El Cordero que ha sido inmolado es digno de recibir el poder y la riqueza, la sabiduría, la fuerza y el honor, la gloria y la alabanza” (Ap 5:12) ¡Señor Jesús, Tú has conquistado la muerte! ¡Aleluya!

Referencia:  

Rescripto:  Según el Código de Derecho Canónico, se otorga el Nihil Obstat (no existe impedimento para publicar) a Un Pan, Un Cuerpo por el periodo 1 de diciembre de 2020 al 31 de enero de 2021. Otorgado el 29 de abril de 2020. Reverendísimo Joseph R. Binzer, Obispo auxiliar y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.