< <  

Lunes, 24 de junio de 2019

  > >

Nacimiento de san Juan Bautista


Isaías 49:1-6
Hechos 13:22-26
Salmos 139:1-3, 13-15
Lucas 1:57-66, 80

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

una carta estilo "querido juan"

"El Señor me llamó desde el nacimiento, desde el vientre de mi madre pronunció mi nombre" (Isaías 49:1).

Los científicos hablan sobre el código genético que determina las características fisiológicas que manifestará un bebé prenatal. El niño en el útero poseerá los rasgos físicos programados en el ADN de las células fetales. Los cristianos se refieren al llamado de Dios a la vida no solo desde el momento que el niño está en el útero (Is 49:1; Sal 139:13-15), sino incluso antes de la creación del mundo (Ef 1:4-5).

San Juan Bautista estaba "lleno del Espíritu Santo desde el seno de su madre" (Lc 1:15). Mientras todavía estaba en el útero, Juan comenzó su ministerio profético de anunciar la venida de Jesús (Hch 13:24), saltando de alegría al sonido de la voz de la madre de su Señor (Lc 1:41). En el nacimiento de Juan, se produjo una curación milagrosa (Lc 1:64), y Dios recibió mucha gloria (Lc 1:64, 67ss). Los corazones de muchos se volvieron al Señor incluso antes de que Juan llegara a adulto (ver Lc 1: 65-66).

Cada persona comparte la misión de Juan Bautista: preparar el camino del Señor para algún individuo o grupo de personas (Mt 3:3). Es posible que tu nacimiento no haya sido deseado, pero Dios lo quiso y Él tiene un plan importante para ti (Heb 11:40; Ef 2:10). Dios te conoce íntimamente (Sal 139:1-5) y te ha "llamado por tu nombre" (Is 43:1). En Jesús, eres más grande que Juan Bautista (Mt 11:11). Por lo tanto, lleva a otros a Jesús, el Cordero de Dios (Jn 1:36-37).

Oración:  Jesús, que Tu crezcas y yo decrezca (Jn 3:30).

Promesa:  "Yo te destino a ser la luz de las naciones, para que llegue Mi salvación hasta los confines de la tierra" (Is 49:6).

Alabanza:  El nacimiento de san Juan Bautista anunció el nacimiento de Jesús y el renacimiento espiritual de la humanidad. Siempre humilde, dijo que no era digno de soltar la correa de la sandalia de Jesús. Les dijo a sus seguidores que él debía disminuir y que Jesús debía crecer más.

Referencia:  (Esta enseñanza fue presentada por un miembro del equipo editorial).

Rescripto:  †Reverendísimo Joseph R. Binzer, Obispo auxiliar y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati, 12 de diciembre de 2018

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.