< <  

Domingo, 2 de junio de 2019

  > >

Ascensión
Novena de Pentecostés - Día 3


Hechos 1:1-11
Hebreos 9:24-28; 10:19-23 o
Efesios 1:17-23
Salmos 47:2-3, 6-9

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

¿amor perdido o nuevo amor?

"Los Apóstoles lo vieron elevarse, y una nube lo ocultó de la vista de ellos" (Hechos 1:9).

Debido a que podemos crecer en amor cuando estamos en presencia de alguien, atesoramos el tiempo que pasamos con los que amamos. Un nacimiento es un evento maravilloso porque el bebé está presente en el mundo y no solo en la madre. Una muerte es tan difícil porque ya no podemos estar presentes del mismo modo con el que ha muerto.

Por lo tanto, la Ascensión de Jesús parece haber presentado un gran problema. Jesús ya no podía ser visto, escuchado o tocado. Esto parece hacer que nuestra relación con Él sea imposible. Empero, Jesús dijo que no nos dejaría huérfanos (Jn 14:18) y que Él estaría con nosotros para siempre (ver Mt 28:20). Hasta dijo que era mejor para nosotros que Él se fuera (Jn 16:7).

Después de la Ascensión de Jesús, Él envió al Espíritu Santo para que pudiéramos amarlo aún más profundamente que cuando caminó sobre la tierra. En el Espíritu, obtenemos la fe de ser bautizados en Jesús (ver Rom 6:3). Él vive en nosotros; vivimos en Él (ver Jn 17:23). Incluso recibimos Su Cuerpo y Sangre (Jn 6:56). Nada parecido era posible cuando Jesús vivió en la tierra. La Ascensión de Jesús es una oportunidad asombrosa de estar en un profundo amor con Él, si recibimos el Espíritu Santo de Pentecostés. ¡Ven, espíritu santo!

Oración:  Padre, en este tercer día de la Novena de Pentecostés, hazme ver las deficiencias de mi amor por Ti y hazme desear una nueva y más grande vida amorosa.

Promesa:  "Mientras los bendecía, se separó de ellos y fue llevado al cielo. Los discípulos, que se habían postrado delante de Él, volvieron a Jerusalén con gran alegría" (Lc 24:51-52).

Alabanza:  Toda alabanza a nuestro Jesús resucitado que ahora toma su lugar a la diestra del Padre. ¡Aleluya!

Rescripto:  †Reverendísimo Joseph R. Binzer, Obispo auxiliar y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati, 12 de diciembre de 2018

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.