< <  

Viernes, 13 de julio de 2018

  > >

san Enrique


Oseas 14:2-10
Salmos 51:3-4, 8-9, 12-14, 17
Mateo 10:16-23

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

nadie sino jesús

"El hermano entregará a su hermano para que sea condenado a muerte, y el padre a su hijo; los hijos se rebelarán contra sus padres y los harán morir" (Mateo 10:21).

Los cristianos judíos de la Iglesia primitiva a menudo fueron rechazados por sus familias cuando se convirtieron en cristianos y se unieron a los gentiles en el Cuerpo de Cristo (ver Ef 3:6). Los cristianos judíos fueron a veces traicionados por sus familiares, entregados a las autoridades y condenados a muerte. Por lo tanto, si los cristianos judíos no hubiesen dado la espalda a sus padres, madres, esposas, hijos, hermanos y hermanas, no podrían haber sido discípulos de Jesús (Lc 14:26). Sin embargo, si alguien pierde su vida (Lc 9:24) y su familia por el amor de Jesús, recibirá "recibirá el ciento por uno en casas, hermanos y hermanas, madres, hijos, campos, en medio de las persecuciones; y en el mundo futuro recibirá la Vida eterna" (Mc 10:30).

El Señor nos manda amar a los miembros de nuestra familia. Si no proveemos las necesidades de los miembros de nuestra familia, hemos negado la fe y somos peores que los incrédulos (1 Tim 5:8). Sin embargo, nuestra relación personal con Jesús está en una clase por sí misma. Jesús debe ser el primero en nuestras vidas. Nuestras relaciones, incluso con miembros de nuestra familia, están en un muy muy, distante segundo lugar. Nuestro vínculo con Jesús es supremo (Catecismo, 1619).

Oración:  Jesús, mi Señor, mi Dios, mi Todo (ver Jn 20:28).

Promesa:  "Yo los curaré de su apostasía, los amaré generosamente, porque mi ira se ha apartado de ellos" (Os 14:5).

Alabanza:  San Enrique, rey de Baviera, vino de una familia santa. Su hermano se convirtió en obispo, su hermana se casó con un santo, y otra hermana se convirtió en abadesa de un monasterio. Finalmente, su esposa también se convirtió en una santa canonizada.

Rescripto:  †Reverendísimo Joseph R. Binzer, Obispo auxiliar y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati, 28 de diciembre de 2017.

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.