< <  

Lunes, 18 de junio de 2018

  > >
1 Reyes 21:1-16
Salmos 5:2-7
Mateo 5:38-42

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

desobediencia civil

"Los hombres de la ciudad, los ancianos y notables, conciudadanos de Nabot, obraron de acuerdo con lo que les había mandado Jezabel" (1 Reyes 21:11).

Para obtener la propiedad de Nabot, Jezabel, la reina de Samaria, ordenó a los ancianos y a los nobles de la ciudad de Nabot que buscaran a dos sinvergüenzas para que acusaran falsamente a Nabot y luego apedrearlo hasta la muerte (1 Re 21:11ss). Muchas personas obedecieron a Jezabel, por lo que participaron en el asesinato de Nabot. Cuando Jesús fue crucificado, mucha gente obedeció las órdenes de Poncio Pilato y los líderes religiosos. Por lo tanto, se hicieron partícipes de la muerte de Dios.

A lo largo de la historia, masas de personas, que no creían que estaban desobedeciendo a Dios, obedecían ciegamente a tiranos perversos y malvados. Los juicios de Nuremberg fueron una de las condenas más conocidas a aquellos que obedecieron a las autoridades, cuyas órdenes eran contrarias a la voluntad, verdad y justicia de Dios.

La Iglesia primitiva enfrentó este problema y su conclusión fue: "Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres" (Hch 5:29) La Iglesia actual también tiene este desafío. Esto es obvio en áreas donde la Iglesia está siendo perseguida, incluso martirizada. Sin embargo, también en las circunstancias más sutiles de nuestra sociedad humanista secular, Dios nos llama mediante nuestra conciencia a obedecerle y desobedecer a los gobiernos en nuestra cultura de muerte.

Ore por una conciencia bien formada, y el coraje de obedecer a Dios desobedeciendo cualquier autoridad que le sea contraria a Él.

Oración:  Padre, dame discernimiento y deseo de morir por la verdad (ver Eclo 4:28).

Promesa:  "Pero yo les digo que no hagan frente al que les hace mal: al contrario, si alguien te da una bofetada en la mejilla derecha, preséntale también la otra" (Mt 5:39).

Alabanza:  Karen renunció a su trabajo en el hospital y se convirtió en enfermera privada cuando su hospital la obligó a ayudar en un aborto.

Rescripto:  †Reverendísimo Joseph R. Binzer, Obispo auxiliar y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati, 28 de diciembre de 2017.

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.