< <  

Lunes, 19 de marzo de 2018

  > >

san José


2 Samuel 7:4-5, 12-14, 16
Romanos 4:13, 16-18, 22
Salmos 89:2-5, 27, 29
Mateo 1:16, 18-21, 24

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

josé: un hombre triunfante

"José hizo lo que el Ángel del Señor le había ordenado" (Mateo 1:24).

A menudo san José se encontraba enredado en una serie de circunstancias inesperadas. En primer lugar, Dios se convirtió en Señor de su matrimonio de una manera que ningún hombre podría haber imaginado. Luego, como un refugiado común, José fue rechazado de alojamientos decentes cuando él y María más los necesitaban, en el momento del nacimiento de Jesús (Lc 2:7). Luego, una noche oscura, tuvo que huir de los atentados liderados por el gobierno para matar a su hijo adoptivo (Mt 2:13). Al menos tres veces tuvo que empacar sus cosas y mudarse con su familia en un corto plazo. Con mucha angustia, él y María tuvieron que buscar a Jesús durante tres días (Lc 2:48). Al encontrar a Jesús, José lo escuchó decir: "¿No sabían que yo debo ocuparme de los asuntos de mi Padre?" (Lc 2:49) Incluso después de aprender tan increíble humildad y confianza en Dios, debió haber sido difícil para José escuchar que él jugaba el papel de padre secundario.

Para la tarea de salvaguardar al Niño Jesús, Dios escogió a un hombre que sobresalía en escuchar y obedecer: san José, un hombre de fe. José debió haber pasado mucho tiempo de rodillas en oración ferviente buscando ayuda. Las circunstancias de su vida le enseñaron continuamente obediencia instantánea, que surgía de escuchar las órdenes de Dios al instante, las cuales fluían de su oración constante.

Como san José, seamos triunfantes. Cultivemos la capacidad de dirigirnos inmediatamente a Dios en oración, escuchemos Su voz y obedezcámosle en fe. San José, ruega por nosotros.

Oración:  Padre, confiaré en Ti con todo mi corazón y dejaré de confiar en mi propia inteligencia (Prov 3:5).

Promesa:  "La herencia se obtiene por medio de la fe, a fin de que esa herencia sea gratuita y la promesa quede asegurada para todos los descendientes de Abraham" (Rom 4:16).

Alabanza:  San José fue uno de los primeros en aceptar la Encarnación, y el primero en llevar a Jesús a los gentiles (Mt 2:14).

Referencia:  (Esta enseñanza fue presentada por un miembro del equipo editorial).

Rescripto:  †Reverendísimo Joseph R. Binzer, Obispo auxiliar y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati, 29 de noviembre de 2017.

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.