< <  

Miércoles, 28 de febrero de 2018

  > >
Jeremías 18:18-20
Salmos 31:5-6, 14-16
Mateo 20:17-28

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

deseo deseable

"¿Qué quieres?" (Mateo 20:21).

Jeremías quería algo de Dios relacionado con un asunto religioso importante. Jeremías profetizó fielmente el duro mensaje de arrepentimiento que Dios le encargó que entregara. Los israelitas respondieron decidiendo matar a Jeremías, prefiriendo la profecía falsa y la enseñanza tibia de sus sacerdotes y profetas favoritos (Jer 18:18). Jeremías estaba legítimamente enfadado puesto que sus oyentes preferían falsas enseñanzas a la verdad de Dios. Esto coincidía con el deseo de Dios. Empero, Jeremías quería que Dios lo vengara y castigara al pueblo (Jer 18:21-23). Pero Dios no quiso esto.

Santiago y Juan querían algo de Jesús que concernía a un asunto religioso importante. Ellos habían dado sus vidas para seguir a Jesús. Cuando Jesús iba a ser coronado como Rey, querían gobernar con Él por siempre (Mc 10:37). Esto coincidía con el deseo de Jesús, porque Jesús también quería que ellos gobernaran con Él para siempre en el cielo (Mt 19:28). Empero, Santiago y Juan querían un honor extra: sentarse en tronos inmediatos a la derecha e izquierda de Jesús (Mt 20:21). Esto no coincidió con el deseo del Padre (Mt 20:23).

Muchos de ustedes son discípulos santos que han dado sus vidas por Jesús. Tú te preocupas por las mismas cosas que Jesús. Ahora Jesús te pone un desafío sobre los deseos religiosos que no coinciden con Él. Tráelos a Jesús y déjalos en Sus manos. Deléitate exclusivamente en el Señor y Él te dará los deseos de Su corazón (ver Sal 37:4).

Oración:  Padre, Hijo y Espíritu Santo, cambia mi corazón. Que pueda poner de lado mis deseos y abrazar los Tuyos (Rom 13:14).

Promesa:  "El que quiera ser grande, que se haga servidor de ustedes; y el que quiera ser el primero que se haga su esclavo" (Mt 20:26-27).

Alabanza:  Joan perdonó a su marido por divorciarse de ella.

Referencia:  (Esta enseñanza fue presentada por un miembro del equipo editorial).

Rescripto:  †Reverendísimo Joseph R. Binzer, Obispo auxiliar y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati, 29 de noviembre de 2017.

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.