< <  

Lunes, 10 de diciembre de 2018

  > >
Isaías 35:1-10
Salmos 85:9-14
Lucas 5:17-26

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

"estaré en casa por navidad"

"Volverán los rescatados por el Señor; y entrarán en Sión con gritos de júbilo" (Isaías 35:10).

El Señor prometió que el desierto reverdecería con abundantes flores (Is 35:1-2). Pero el Señor no se refería a cualquier desierto sino al que media entre Babilonia y su tierra patria. Dicho de otro modo, el Señor prometió quitar de en medio los obstáculos que nos separan de nuestra morada definitiva en el cielo.

Una multitud inmensa separaba al hombre paralítico de Jesús, que era el único que podía curarle (Lc 5:19). Pero cuatro de sus amigos lograron superar este obstáculo al levantar al paralítico hasta el tejado y una vez allí arriba, venciendo otro obstáculo, abrieron un agujero en el techo, para poder bajarlo hasta Jesús (Lc 5:19). Este hombre volvió a la casa del Señor, cuando aceptó el perdón que le ofreció Jesús (Lc 5:20; ver Lc 15:18).

Todo ser humano tiene un deseo natural de volver a casa, especialmente por Navidad. Hay muchos que ni siquiera han tenido la experiencia de un hogar. Ha sido heridos, manipulados, han sufrido abusos y están rotos. Entre ellos y su verdadero hogar hay un vasto desierto de pecado y dolor, falta de perdón, amargura, miedo, resentimiento y depresión. Nosotros también necesitamos volver a casa con Jesús, pero nos lo impiden nuestros pecados. Sin embargo, si acudimos a Jesús, nos perdonará y nos cuidará. Al acercarnos al sacramento de la reconciliación, podemos transformar el desierto y llegar a casa con Jesús esta Navidad. Hará que el desierto florezca y nos llevará a casa en Navidad.

Oración:  Padre, estoy "aspirando a una patria mejor, nada menos que la celestial" (Heb 11:16). Guíame hasta casa este Adviento.

Promesa:  "Hombre, tus pecados te son perdonados" (Lc 5:20).

Alabanza:  Cuando Frank perdió la casa, centró la atención en su casa celestial y el Señor lo bendijo con una paz más allá de todo entendimiento (Fil 4:7).

Rescripto:  †Reverendísimo Joseph R. Binzer, Obispo auxiliar y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati, 1 de junio de 2018

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.