< <  

Domingo, 7 de octubre de 2018

  > >

27vo domingo de T. Ordinario


Génesis 2:18-24
Hebreos 2:9-11
Salmos 128:1-6
Marcos 10:2-16

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

el símbolo de su amor

"De manera que ya no son dos, sino una sola carne" (Marcos 10:8).

La Iglesia Católica ha sufrido grandes pérdidas por los escandalosos pecados sexuales de algunos sacerdotes. Estos sacerdotes fueron ordenados en el Sacramento de las Órdenes Sagradas como símbolos del amor de Dios por Su pueblo. En cambio, la indicación que el mundo recibe por medio de los pecados de estos sacerdotes es, que la Iglesia ya no es digna de confianza.

Las parejas católicas casadas también son un sacramento, por medio del Sacramento del Matrimonio, una muestra exterior del amor de Dios por el mundo. Dios amó tanto al mundo que nos creó varón y mujer (Gn 1:27). Él derramó Su amor en nuestros corazones (Rom 5:5) para que las parejas casadas tomaran la iniciativa de mostrar a la humanidad quebrantada y lastimada lo mucho que Dios las ama. Un matrimonio rico en el amor de Dios engrandece la Iglesia. Muchos matrimonios católicos en USA terminan en divorcio. ¡No es de extrañar que la Iglesia se debilite! La gente simplemente viendo estos resultados, concluye que Dios no está con la Iglesia porque las esposas y los esposos no se aman (ver Ef 5:23-25, 29-32).

Parejas, su matrimonio no es solo acerca de ustedes dos. Su matrimonio "ha sido decretado por el Cielo" (Tob 7:12). Renueven su mutuo amor "no para satisfacer una pasión desordenada, sino para constituir un verdadero matrimonio" (Tob 8:7) edificando el reino de Dios.

Oración:  Padre, que todas las parejas casadas que leen esto renueven hoy sus votos a Ti y a los demás. Únelos en Tu amor.

Promesa:  "Por eso el hombre deja a su padre y a su madre y se une a su mujer, y los dos llegan a ser una sola carne" (Gn 2:24).

Alabanza:  "¡Entren, inclinémonos para adorarlo! ¡Doblemos la rodilla ante el Señor que nos creó! Porque Él es nuestro Dios" (Sal 95:6-7) ¡Alabado seas, Señor!

Referencia:  (Esta enseñanza fue presentada por un miembro del equipo editorial).

Rescripto:  †Reverendísimo Joseph R. Binzer, Obispo auxiliar y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati, 3 de mayo de 2018

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.